Conecta con nosotros

APUNTES DE LA MAÑANERA

Crisis mundial por irresponsabilidad

Publicada

en

91 Visitas

México está haciendo lo necesario para enfrentar el problema de la inflación. El mandatario, como tantas otras veces, sin poseer posgrados en economía, da cátedra de esa materia a sus detractores: “lo principal es producir, no puede enfrentarse ningún problema económico, una crisis, si no se tiene una actividad productiva fuerte”.

Esperamos que algún renombrado economista (de verdad no quienes en TV o radio presumen ser analistas o hasta versados en economía como Leo Zuckerman, Carlos Loret, Sergio Sarmiento y otros charlatanes del micrófono o la pantalla), rebata esa “máxima” tan sencilla como contundente: si no producimos lo que nos comemos, ni la gasolina y otros derivados necesarios para incentivar esa producción, la inflación nos aplastará, por ello –anota-, mi gobierno seguirá apoyando al campo y der ser necesario subsidiará a Pemex y CFE para que los más pobres no padezcan por falta de alimento o carestía de energéticos –es su aviso –

Pero también, en su mañanera del viernes 17 de junio, envió un mensaje a quien lo sepa leer: “esta crisis mundial se precipitó por una guerra que pudo evitarse, faltó política y diplomacia”. ¿Se entendió, Estados Unidos, Rusia, Ucrania y buena parte de la Unión Europea?

El presidente no puede ser más claro con la comunidad internacional y entre líneas advirtió: “esta inflación y en general el problema mundial de escasez y carestía de energéticos y otros productos, ES CULPA DE ELLOS”.

Europa poco o nada hizo por evitar la guerra y ahora sufre las consecuencias de su irresponsabilidad. El presidente también hace una velada crítica al proceso globalizador, auspiciado y hasta ordenado por el FMI desde los ochentas, dejando ver que por ese “globalismo” económico, una guerra en cualquier parte afecta severamente a cientos de millones de personas.

En resumen dijo: “mientras no arreglen CON DIPLOMACIA el tema Rusia-Ucrania, “su irresponsabilidad tendrá al mundo al borde de una enorme crisis humana y monetaria.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia