web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Covid, recetas sin aplicar

Según la OMS, las dos cosas más efectivas contra el coronavirus son el confinamiento y el distanciamiento social, y los test.

China y Corea del Sur aplicaron las dos casi de inmediato.

El Gigante Asiático aisló a la mayor cantidad de personas de la historia en Wuhan a mediados de enero: 11 millones.

Y Corea inundó el país de pruebas.

Ambos controlaron pronto el Covid-19. Italia, España, Irán, Francia, Gran Bretaña y EEUU, no: ni guardaron a la gente ni viralizaron exámenes -solo pacientes con cuadros críticos-; luego lo hicieron a marchas forzadas.

México, desafortunadamente, no ejecuta a fondo el resguardo ciudadano ni generaliza test.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Va con la palabra de Hugo López Gatell -respaldada todavía por pocos casos y muertos-, de que el país “se adelantó” en el aplanado de la curva de contagio.

Tampoco la nación se preparó para la descomunal afectación a la economía.

A propósito del dilema de qué hay que cuidar más: salud o economía, la OMS lo planteó más o menos así: sin lo primero, no hay lo segundo, y si no se detiene la pandemia, el quebranto a las finanzas se irá a más tiempo y el costo crecerá exponencialmente.

Volviendo a México, no tenemos a la vista una reclusión domiciliaria cercana a lo óptimo, ni la cantidad millonaria de pruebas, menos bases para frenar la economía sin sumir en la ruina total al país (así, en efecto, morirían más mexicanos de hambre que por el virus).

En España se auxilia a las empresas, usando un mecanismo flexible como los ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo), que a toda costa evita despidos, pero igualmente a los autónomos -informales- y al personal doméstico.

Salvo Irán, las otras naciones abrieron por completo sus arcas para combatir al virus.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Más nos vale que Gatell, aunque no nos diga o entendamos cómo, acierte con su aplanado; sea verdad que la raza resiste más por estar acostumbrada al sufrimiento, o la Virgen de Guadalupe nos proteja más allá de la ciencia.

Te puede interesar