web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

COVID: moneda al aire

Un dilema, del COVID-19, fue -o es- cómo debe enfrentarse.

La Organización Mundial de la Salud es partidaria de confinar a las ciudades y restringir al máximo la movilidad de las personas, para acorralar al virus y derrotarlo.

Implica muchos meses, y pérdidas económicas fabulosas.

Otra manera es la que un reducido grupo de países enarboló, y consiste en que para no destruir a la economía, debe atacarse al bicho no frontalmente de manera preventiva, sino una vez que se presente amenazador.

En esa teoría, hay que dejar al virus casi libre, para lograr que la población se haga inmune por sí misma, conteniendo su gravedad y evitando muertes.

Fue encabezada por Reino Unido, aunque por la presión de sus habitantes, y el “disparo” de sus casos, ya adoptó las recetas de la OMS.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Trump es otro líder inicialmente renuente a las cuarentenas, para no dañar a la economía. “No podemos permitir que la cura sea peor que el problema”.

En un momento coincidió con él Hugo López Gatell, subsecretario de Salud: “Asfixiar a la economía podría tener consecuencias devastadoras, mucho más graves que la propia epidemia…” (México entró ayer a la fase 2 de la emergencia).

A Trump no se le dieron las cosas, y hoy EEUU, de acuerdo a NBC News, registra 45 mil casos y al menos 462 muertos; es el tercer país con más enfermos después de China e Italia, y tiene confinadas a más de 120 millones de personas (40 millones en California).

Muy diferente, Alemania duplicó su gasto público -inyectará 50 mil millones de euros-, luego de derogar la prohibición para no rebasar el 0.36% de déficit fiscal, para combatir al COVID, absorbiendo hasta el 80% de los sueldos de trabajadores cuyas empresas no les puedan pagar.

En Londres, el primer ministro inglés Boris Johnson -6 mil contagiados y 335 muertos-decretó el “Quédense en casa” para tres semanas.

Algunos países bajos, con todavía pocos casos, siguen apostando a la autoinmunización masiva. El tiempo dirá.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Te puede interesar

Columnistas