Connect with us

Hola, que estas buscando?

Columnistas

Covid: empresas Y trabajadores

Desde luego es lamentable que una empresa cierre debido a una crisis económica, en ese caso, causada por una emergencia sanitaria como la pandemia de Covid-19. Ello sirve o debiera servir, para reflexionar en torno a la actividad económico-empresarial.

Desde que el agudizamiento de la pandemia en México (finales de marzo de 2020), provocó el cese total de las actividades productivas o servicios no esenciales, varios hechos quedaron muy claros no solo para las empresas sino para sus trabajadores: uno, que las primeras dependen fundamentalmente de los clientes y su consumo, por bajo o alto que este sea; su supervivencia en el mediano y largo plazo NO es posible sin ese consumo. Para los empleados queda entendido o debería quedarlo, que las empresas obtienen sus ingresos y utilidades (una porción repartidas en mayo), exclusivamente de las ventas, DE NIGUNA OTRA MANERA; de esa relación establecimiento-cliente depende íntegramente el sueldo y prestaciones.

Otro aspecto a resaltar es que por más modestas o lujosas, pequeñas o grandes, prestigiadas o desconocidas que sean las empresas, si sus empleados se ausentan constantemente en un sensible número por el contagio, su operación se dificulta enormemente con el consecuente quebranto en sus finanzas.

Lo anterior podría llamar a reflexionar a quienes (con las debidas excepciones), se quejan de sus trabajos, sea por un supuesto o real mal sueldo, por ejemplo, cajeros de conocidas tiendas de conveniencia que creen hacerle un favor a los clientes al atenderlos, taxistas que en el momento más álgido de la pandemia “rogaban” por pasaje aunque al relajarse las restricciones para el transporte público volvieron a su pésimo comportamiento y al clásico “no me queda” al solicitarles un servicio.

Lo mismo en muchos restaurantes, “antros” o similares donde meseros, recepcionistas, personal de seguridad y gerentes prestaban mal servicio, con malos tratos a los clientes. Reiterando, ahora se demuestra que son los clientes con su consumo quienes definen en buena parte el rumbo de la economía incluyendo a miles de establecimientos micro, pequeños, medianos y grandes; algunos pueden soportar más tiempo que otros pero al final, sin venta NO hay empresa ni economía posibles.

Te puede interesar

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Advertisement