web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Felipe Calderón (Foto: Cuartoscuro)

México

Corrupción sexenal que se replicó

Los expresidentes neoliberales mal usaron su posición de poder.

LOS JINETES DEL APOCALIPSIS (CAPÍTULO 22)

Desde su elevada posición de presidentes de la República, los neoliberales pensaron en apro­vechar la circunstancia que la vida les presentaba.

–O me aprovecho ahora o dentro de unos años no ten­dré ni a dónde caerme muerto –idearon, seguramente, en su momento respectivo.

Su posición presidencial les permitía verse rodeados por los más conspicuos dueños del dinero, a quienes no perdían la ocasión de predicarles las más increíbles y vergonzosas maneras de incrementar sus ya de por sí fabulosas fortunas, prometiéndoles que si se aso­ciaban no tendrían ya de qué preocuparse por el resto de sus vidas. A fuerza de tanto hablar y prometer, hacerles no pocas concesiones y de convidar a al­morzar en Los Pinos, lograron idear lo que hoy la prensa llama la Estafa maestra.

Esta forma de corrupción se replicó en otras partes del país para saquear las arcas públicas mediante servicios simulados. Quienes están presos, son, según se ha publicado, los supuestos responsables de un mecanismo a prueba de fallas y de los ojos avizores de los fiscalizadores. Se repetiría en 2014 y se prolonga­ría en 2015, con el desvío de casi mil millones de pesos destinados a la Cruzada contra el Hambre y a programas sociales de la Sede­sol, a cargo de Rosario Robles.

CON CALDERÓN

De acuerdo con la investigación del gigantesco peculado, en el sexenio de Felipe Calderón, las empresas seleccionadas recibían millones de pesos para elaborar operaciones para el Gobierno fe­deral que nunca realizaron, pero emitían comprobantes fiscales –facturas– para simular las ope­raciones inexistentes.

Al consultar las operaciones de algunas de estas empresas, el SAT identificó que de enero a diciembre de 2012 no habían presentado información anual de sueldos, salarios, conceptos asimilados, crédito al salario y subsidio para el empleo; por lo tanto, no contaban con per­sonal que le permitiera reali­zar las actividades por las que recibían dinero público. Tam­poco efectuaban retenciones mensuales del Impuesto So­bre la Renta por sueldos y sa­lario; declaración anual sobre el ejercicio fiscal, y menos ha­bían manifestado deducciones por sueldos o salarios. En otras palabras: en estas empresas no trabajaba nadie.

 

CON PEÑA NIETO

Con personas físicas el pro­cedimiento era el mismo: re­cibían millones de pesos por actividades que no realizaban y por las cuales emitían facturas al Gobierno federal, ya enton­ces representado por el presi­dente Peña Nieto. Como es de suponer, estos “proveedores” no competían, sino que eran adjudicados directamente. Sus servicios serían simulados me­diante toda una red leonina.

 

QUITANDO Y DANDO

De acuerdo con copias de los estados de cuenta de enero a diciembre de 2012, los depósi­tos bancarios tanto a empre­sas como a personas físicas, en buena parte, se realizaban a través de los bancos Santander y Banco del Bajío.

En octubre de 2018, en la víspera de concluir el gobierno de Peña Nieto, el SAT canceló cerca de 853 millones de pe­sos a una de esas empresas de papel, por emitir facturas falsas. Este detalle evidencia que el privilegio fiscal que recibió y del que gozó durante años como posible empresa fantas­ma, había terminado.

En junio de 2016, el SAT canceló casi 457 millones de pesos de impuestos a la em­presa Semta Servicios, pese a que desde el 6 de abril de 2015 aparecía como sospechosa de emitir comprobantes fiscales apócrifos. Además, desde 2014 estaba en la lista de contribu­yentes de la Secretaría de Ha­cienda que simulaban opera­ciones inexistentes.

Sin embargo, la relación de esta empresa con el Gobierno fe­deral no se restringe a esta sub­contratación: el 17 de noviembre de 2011, con Calderón, la Comi­sión Federal de Electricidad le transfirió a esta firma fantasma 310 mil pesos para el supuesto servicio de “desarrollo y gestión de continuidad del negocio en la dirección de finanzas”. Otras empresas de este tipo, por sus servicios fraudulentos, igual­mente obtuvieron millonarias sumas en contratos con el IMSS y Aeropuertos y Servicios Auxiliares .

(Continuará)

Te puede interesar

Advertisement