web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
Las tres personas que murieron tras consumir alcohol ya fueron sepultadas.

Consumen aguardiente y fallecen

Tres hombres ingirieron al menos ocho botellas de ‘Rancho Escondido’, el vendedor logró escapar de la Fiscalía local.

PIJIJIAPAN, CHIAPAS.- La Fisca­lía General del Estado (FGE) inves­tiga la muerte de tres personas que ingirieron bebidas embriagantes, al parecer adulteradas y que le provo­có la muerte.

Los cuerpos de las víctimas con domicilios en la comunidad Nueva Urbina del municipio de Pijijiapan fueron encontrados sin vida, mien­tras que el vendedor del alcohol etí­lico desapareció de la comunidad.

Los ahora occisos fueron identifi­cados por sus familiares quienes di­jeron que respondían a los nombres de Alberto Elvin de 25 años, Nolber­to de 40 y José de 28 años, quienes a decir de los vecinos, tenían más de tres días que se encontraban toman­do licor y consumieron unas ocho botellas cada uno de 750 mililitros.

Sin embargo, fueron encontra­do muertos en el lugar donde esta­ban consumiendo alcohol, al parecer adulterado, por lo que las autorida­des se dieron a la tarea de buscar al vendedor del licor, mismo que no fue hallado por ningún lado en la comu­nidad, pues la parecer, al saber la no­ticia de las tres personas que habían muertos, por el alcohol que les ven­dió y que era adulterado, se dio a la fuga, para evitar la acción de la justi­cia y linchado por la comunidad.

Hasta el lugar de los hechos, se presentaron peritos de la Procu­raduría General de Justicia, para realizar el levantamiento de los ca­dáveres y trasladarlos al servicio mé­dico forense.

 

Mientras realizaban la cadena de custodia, los embaces vacíos del licor fueron llevados al laboratorio donde serían analizados para saber si la be­bida estaba adulterada.

Los familiares de las tres víctimas ahora exigen al Gobernador del Es­tado y al Fiscal General Jorge Luis Llaven Abarca que investiguen los hechos y que estas tres muertes no queden impunes.

Como otros casos delictivos que se han registrado en la comunidad de Pijijiapan y en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

Las tres personas que fallecieron tras consumir varias botellas de licor denominado ‘Rancho Escondido’ ya fueron sepultados en el panteón de su comunidad por lo que sus fami­liares piden castigo para el vendedor.