web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

¿Conoces el ayuno intermitente? (II)

En el texto anterior les platiqué que el ayuno intermiten­te era un tema bastante extenso, por lo que ocuparía va­rios textos para platicarles en qué se basa.

Entonces te cuento que si empezamos a comer una vez que nos levantamos y no paramos hasta que nos va­mos a dormir estaríamos pasando la mayor parte del tiempo en el estado de absorción.

Básicamente, ayunar permite al cuerpo usar la ener­gía que ya se encuentra almacenada. A fin de cuentas, y de manera chusca “para eso está”, si comes de forma constante, cada tres horas, como mayormente hemos escuchado, el cuerpo simplemente usará la energía de la comida que está ingiriendo, volviéndolo y acostumbrán­dolo a utilizar energía de manera exógena.

Existen diferentes formas de realizar un ayuno inter­mitente, entre las más comunes están: alternar un día de ayuno y uno de ingesta, el patrón 5:2 (5 días de ingesta y dos de ayuno) o el patrón 4:3 (4 días de ingesta y 3 de ayuno).

Y existe el más común y el de mejor adaptación 16:8 que consiste en 16 horas de ayuno y 8 horas de ingesta calórica. ¿Por qué es el de mejor adaptación?, fácil, mu­chas veces se dificulta realizar patrones de reducción de la ingesta calórica y aún más de ayuno intermitente, es­pecialmente para mantenerse a largo plazo.

Te puede interesar