web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
(Foto: Agencia)

Confinamiento por coronavirus y otras medidas han evitado 3.1 millones de muertes en Europa

Entre los días dos y 29 del pasado mes de marzo, recuerdan los expertos, los países europeos comenzaron a adoptar “intervenciones no farmacéuticas” contra el coronavirus

Londres.- Los confinamientos a gran escala, así como “otras medidas no farmacéuticas”, han contribuido a reducir con éxito la transmisión del coronavirus y a controlar la expansión de la pandemia en Europa, evitando unas 3.1 millones de muertes, según revela un estudio que publica hoy la revista Nature.

La investigación, desarrollada por el Imperial College London (Reino Unido), efectúa estimaciones sobre la reducción de la transmisión del virus a partir de una comparación de datos de 11 países europeos, entre ellos España, tomados hasta principios del pasado mayo.

Hasta el 4 mayo, los investigadores calculan que esas medidas podrían haber salvado hasta 3.1 millones de vidas en esos países, mientras que la cifra en España se sitúa en torno a los 450,000, explican a Efe sus autores en una conferencia telefónica.

Entre los días dos y 29 del pasado mes de marzo, recuerdan los expertos, los países europeos comenzaron a adoptar “intervenciones no farmacéuticas” (NPI, sus siglas en inglés), como el cierre de escuelas y confinamientos, para frenar la propagación de la COVID-19.

El estudio del confinamiento y su impacto en la población
Esas medidas, sostienen, tienen un impacto social y económico y, en consecuencia, será importante evaluar su eficacia para determinar qué vías de acción deberán seguirse en el futuro para mantener el control de la pandemia.

En este sentido, una estimación del número de reproducción (Rt) -el promedio de casos secundarios que cada infectado puede llegar a transmitir- es una medida útil, pero su cálculo puede resultar complicado si se utilizan datos de casos, ya que es probable que no llegue a comunicarse una mayor proporción de infecciones.

Como alternativa, los investigadores proponen que se calculen, de manera retrospectiva, los niveles de infección a partir del análisis de las muertes reportadas.