web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
(Foto: Cortesía)

Confesiones no pueden ser virtuales: iglesia

Los clérigos aseguran que el sacramento de la confesión en especial, no puede hacerse ni por teléfono, sólo presencial

En medio de las restricciones de eventos masivos y la celebración de misas presenciales, los creyen­tes seguidores de la fe católica, no han podido tomar sacramentos co­mo el de la confesión de mane­ra normal, sin embargo, pa­ra buscar este perdón y la reconciliación con Dios, la iglesia tiene alternativas co­mo las confesiones programadas.

A decir del presbítero Rober­to Sánchez Cabrera, enlace de prensa de la Diócesis de Tabas­co, aunque las celebraciones de misas con presencia de feligreses están suspendidas, los templos están abiertos, pues allí está el Santísimo Sacramento y se per­mite que las personas que gus­ten libremente puedan ir a hacer su oración, cuidando que no haya amontonamientos.

No obstante, dijo, ante la pan­demia por covid, es muy poca la gente que acude a las iglesias, que además están en una situación especial por lo que los hora­rios de oficinas no son normales, las misas son transmitidas de manera virtual y para el sacra­mento de la confesión, cada sa­cerdote adopta sus estrategias para atender a su feligresía.

“En mi caso los feligreses me llaman o me mandan mensajes y programamos una cita para la confesión, en la parte de afuera de mi casa yo atiendo a la perso­na, con las medidas sanitarias que se requieren, la sanitización del área, el uso de cubrebocas, la sana distancia, gel antibacterial, care­ta si es necesario y escuchó ya sea en confesión o en dirección espi­ritual a la persona que me lo pi­de”, indicó.

Hay que recordar que, el Sa­cramento de la penitencia y el perdón, permite al católico estar en comunión con Dios y hay pe­cados veniales o cotidianos que, aunque ofenden a Dios no cortan su relación con él, por lo que, en las misas, virtuales se pueden pe­dir perdón por los pecados, aun­que el sacramento de la confesión en especial, no puede ser virtual o por teléfono, sino presencial.

“La Iglesia no permite la con­fesión virtual, ni a distancia, por­que tiene que ser una confesión de boca, presencial, quizá pueda haber circunstancias especiales o muy, muy urgentes, en las que se podría hacer una excepción, pe­ro lo ideal es la confesión directa”.