Conecta con nosotros
86 vistas -

MAÑANERA …CON LUPA

Concesiones, esquema viciado

Publicada

en

“El propósito que tenemos es no dar a diestra y siniestra concesiones para ampliar carreteras, para construir autopistas, si las va a pagar la gente, eso es fácil”.

De ese modo se refirió AMLO en su conferencia matutina del pasado viernes 9 de septiembre, al hecho de que no se trata de seguir concesionando infraestructura a privados pues, si el gobierno otorga tales autorizaciones, es la ciudadanía quien terminaría pagando la tendencia a entregar todo a particulares.

Por ello el presidente señala: “hay que hacer obras, procurar que el mayor número de las obras que se hagan no se tengan que pagar, que no sea un doble impuesto. Entonces, por eso estamos procurando hacer mucha obra pública no concesionada”.

¿Qué manda a decir a muchos partidarios de que los gobiernos NO realicen obra para favorecer a las empresas privadas?, Simple, el ciudadano que ya paga sus impuestos (de muchas formas, incluyendo el IVA primordialmente), tiene derecho a que su gobierno construya, por ejemplo, carreteras y de ese modo le regrese en obras y servicios públicos de calidad, las contribuciones pagadas por la población. El mensaje es también, que se terminó la perversa costumbre de entregar concesiones a los amigos y grupos de poder económico que financiaban campañas para cobrarlas al cuádruple o quíntuple en forma de obras raramente concluidas en tiempo y forma.

Con señales “codificadas”, advierte a quienes poseen concesiones, que estas serán respetadas en la vigencia, pero, salvo que así convenga al país y a la ciudadanía, no necesaria ni automáticamente, se ampliarán como era perjudicial práctica para el presupuesto los últimos tres sexenios.

Es muy fácil simular inversión privada –también lo dio a entender en su conferencia –cuando la mitad o más, era inversión pública y un 25 por ciento inversión privada; es decir, mediante tramposos esquemas de “incentivo” a particulares, el Gobierno Federal aportaba la mayor parte del capital, aunque las utilidades eran sólo de los concesionarios.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia