web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Hace tres meses, el niño de cinco años fue sometido a una cirugía a corazón abierta y después vino la inundación que lo dejó sin cita con el especialista.

Tabasco

Con una lesión en el corazón, Jonatan no pierde ganas de vivir

A causa de las inundaciones, el pequeño de cinco años, con una cirugía a corazón abierto, perdió su cita con el especialista en CDMX por la hipoxia cerebral que lo aqueja desde los tres meses de nacido.

TABASCO.- A pesar de que su vivienda se ane­gó y de enfrentar otras adversi­dades, Reyna Espinoza, madre de Jonatan Efraín, un niño de cinco años de edad que padece hipoxia cerebral y una lesión en el corazón no pierde las ganas de vivir y tam­poco el optimismo.

Jonathan Efraín tiene cinco años de edad, a los tres meses le diagnosticaron hipoxia cerebral, la ausencia de oxígeno suficiente en los tejidos como para mante­ner las funciones corporales, y estenosis pulmonar, un trastor­no que obstruye el flujo sanguí­neo del corazón a la arteria prin­cipal del cuerpo y hacia el resto del organismo.

Tres meses atrás, Jonatan fue sometido a una cirugía de corazón abierto y después vino la inundación, sus pocas perte­nencias en un pequeño depar­tamento del Fraccionamiento Bicentenario se perdieron, pero aún así él no pierde la sonrisa y Reyna, su madre, le impri­me todo el entusiasmo para salir adelante, porque asegura “siempre ha contado con la ayu­da de gente buena mi hijo”.

 

 

Reyna recuerda que principio de este mes, las cosas se pusieron “color de hormiga” pues las llu­vias anegaron la vivienda, el lu­gar donde trabajaba también fue afectado por las aguas y se quedó sin recursos para poder solventar los gastos de la cita programada para el día tres de noviembre en la que se actualizaría el estado de salud del pequeño.

“Perdimos la cita, pero cree­mos y confiamos en qué la vamos a recuperar. Tengo fe en que los doc­tores me van ayudar para hacer la revisión del niño y saber cuáles su estado de salud actual”, expresó.

Reyna asegura que la inunda­ción es una calamidad, pero eso no debe detener a la gente, como ellos lo hacen al seguir luchando por su­perar la enfermedad del menos.

“Nosotros debemos seguir es­forzándonos para continuar ade­lante. En mi caso yo no puedo detenerme porque de mi esfuer­zo y de la ayuda de Dios depende la vida del niño”.

Asimismo, apeló a la generosi­dad de los tabasqueños para que la ayuden a recaudar fondos para que pueda viajar a la Ciudad de México y el niño pueda tener la revisión médica que por las inun­daciones perdió.

 

 

ESPERA AYUDA

Reyna Espinoza, madre de Jonatan, apela al buen co­razón de los tabas­queños para que la ayuden a recaudar fondos para llevar al pequeño a la Ciudad de México y pue­da tener la revisión médica que por las inundaciones perdió. Contacto al tel. 9931565621.

Te puede interesar

Huimanguillo

Advertisement