web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
MARIO ROSALES ACOSTA

‘Con la fe en Dios y el buen trato médico me recuperé del Covid-19’

“No sentí temor, sólo pensaba en mi familia; los doctores en el Juan Graham me dieron un trato muy humano y cálido”.

El señor Mario Rosales Acosta de 73 años de edad, originario de Cunduacán, Tabasco, pa­ciente recuperado de Covid-19 expresó su agradecimientos, la atención y trato que el personal del Hospital Dr. Juan Graham Casasús, le brindó durante el tiempo en el que estuvo hospi­talizado.

Él considera que la atención del personal médico, el forta­lecimiento de sus defensas con antelación y la fe en Dios, fue­ron factores importantes para sanar.

Dijo que a pesar que el traba­jo es muy pesado, “todos lo des­empeñan con mucho cariño”, y abundó: “transmitirle cariño a un paciente es apoyarlo parale­lamente a la medicina”.

Pidió a Dios que fortalezca al personal del nosocomio para seguir luchando por la vida de nuestros semejantes.

 

—¿Dónde se contagio?

La verdad no sé. Estuve cui­dándome durante mucho tiem­po, sin embargo, tenía yo que salir a hacer mis compras al súper, iba yo a Súper Sánchez, a Soriana, usábamos el trans­porte, pero en realidad, no pue­do culpar o decir exactamente dónde fue, porque esto es viral y realmente considero que esto pudo ser en cualquier sitio. Yo siempre usé cubreboca, pero eso es así, siempre te lo retiras un momento para poder res­pirar mejor, lo que sí le puedo decir es que yo nunca vi a un en­fermo a un lado mío.

 

—¿Cómo se encuentra ahora?

Ahora estoy bien. Gracias a Dios ya llevo una vida bastante normal. Me encuentro mejor y recibo atención y asistencia médica.

 

—¿Cómo tomó la noticia, sin­tió temor?

No, nunca sentí temor, pen­saba yo en mi familia, pero soy un hombre de fe.

 

—¿Alguién más de su fami­lia se contagió?

No, mi hija se hizo la prueba y salió negativo.

 

—¿Cómo cree que venció la enfermedad ?

Mire cuando nosotros empezamos a escuchar todo esto del coronavirus, nosotros hicimos nuestra guarda, pero no sólo eso, empezamos a tomar varios té para fortalecernos. Tomé té de guayaba cimarrón, tam­bién té con limones partidos, considero que eso ayudó mu­cho. También la confianza en Dios, la fe que siempre tuve en el Señor, y el otro factor es la ayuda de los doctores, mi agradecimiento con ellos.

 

—¿Cómo decidió ir al hospi­tal Juan Graham?

Mire usted, el 23 de julio empecé con algunos sínto­mas, tengo la fortuna de co­nocer al doctor Rubén Campos, y él me dijo que era posible que tuviera Covid. No tenía yo mu­cha fiebre, creo que no me dio muy fuerte como a otras per­sonas, de inmediato el doctor me puso en tratamiento, pero después empecé con una insu­ficiencia del aire y unos amigos míos que son la familia Zardoni Hernández, me sugirieron ir al hospital, ellos mismos me lle­varon una mañana y los docto­res me dijeron que me tenía que quedar.

 

—¿Cuánto tardó hospitaliza­do?

Tardé poco tiempo y toqué la campanita.

 

—¿Cómo lo trataron ahí en el hospital?

A veces la gente habla mal y de forma adversa del servicio del hospital, pero en realidad doctores y enfermos arriesgan sus vidas todos los días por personas que no conocen, por eso yo expreso esas palabras de agradecimiento que salen de mi corazón, porque imagínese us­ted que además de atender mé­dicamente a los pacientes, ellos médicos y enfermeros infun­den fe a los enfermos y tratan a los pacientes con gran calidez, esto no lo digo porque alguien me lo haya pedido, es mi testi­monio que sale de mi corazón, porque esa atención que ellos dan es el plus.

 

—¿Qué le dice a las personas que de pronto desobedecen las reglas?

El cubreboca y la sana dis­tancia no lo hacen todo. Es simportante que la gente ponga cuidado a su salud, a su alimen­tación, porque si las personas se enferman de Covid tienen otras enfermedades y tienen débil su organismo corren mayo riesgo. Es importante que nos cuidemos. que pongamos cui­dado a nuestra salud para evitar desenlaces fatales. Debemos entender que nuestros cuerpos no son máquinas, que tenemos que darle mantenimiento y eso es fundamentl para enfrentar mejor la enfermedad.