web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
GRACIELA SILVA VILLALOBOS

Con baños de sol por las mañanas y su fe en Dios superó al Covid

“Me sentía rara, no es una gripa normal, no se me congestionó la nariz, es como una combinación de gripa y chikungunya”

VILLAHERMOSA.- Graciela Silva Villalobos es originaria de Teapa, Tabasco, pero por cuestiones de trabajo radica en la ciudad de Pue­bla donde se dedica a coordinar eventos.

Afirma que debido a las restric­ciones por la pandemia cumplía con todos los protocolos de salud, uno de ellos fue parar actividades.

Pero como todos, tenía que salir a comprar los alimentos, pues los envíos a domicilio estaban satu­rados y tardaban muchos días en entregar los productos.

Asegura que fue en una de esas salidas al supermercado donde pudo haberse contagiado de Co­vid-19, del cual afortunadamente es una sobreviviente.

Explica que sufrió, sintió mie­do, pero con su fe en Dios, los cui­dados, las medicinas y un poco de sol superó al mortal virus.

 

¿Cómo te enteraste que estabas infectada de Covid?

De repente me empecé a sentir muy rara, como jamás me había sentido.

El martes 7 de julio de manera repentina amanecí con tempera­tura, no supe si de 37, 38 o 39 gra­dos, lo único que te puedo decir es que era muy alta, que hasta escalo­fríos sentía.

Fueron dos días así; al tercer día perdí el olfato y sentía mucha fatiga y demasiado sueño.

Lo más terrible fue la tos, pues me duró tres semanas; de hecho todo el tiempo que estuvo el virus en mi cuerpo el síntoma más grave fue la tos, que a veces no me dejaba ni hablar.

Fue hasta la segunda semana, cuando me relajé un poco cuando decidí hacerme la prueba del Co­vid, y pues sólo para confirmar que era positiva.

 

¿Qué se siente ser un paciente Covid?

Ya sabiendo que era positivo mi diagnóstico al Covid, sentí mucho miedo, pues la cabeza se te llena de pensamientos negativos, como ¿qué pasará con tu familia, con los hijos? y muchas cosas más que te saturan la cabeza.

Te digo que me sentía rara porque no es una gripa normal, no se me congestionó la nariz, es como una combinación en­tre gripa con chikungunya.

 

¿Cómo crees que te conta­giaste?

Tomábamos en la casa todas las medidas de higiene posi­bles, desde el gel, el lavado de manos, cubrebocas, todo lo que recomiendan.

Desafortunadamente tenía que ir a sl supermercado, pues las en­tregas a domicilio son muy tarda­das y teníamos que alimentarnos.

Entonces estoy segura que fue en uno de los súperes donde pude haberme contagiado, ya que hubo momentos que la gente se arremo­linaba y muchos no cumplían las medidas sanitarias, como usar cu­brebocas y la sana distancia.

 

¿Te hospitalizaron?

Afortunadamente no fue nece­sario, pues no tuve problemas de respiración.

 

¿Cómo venciste el Covid?

No quise ir al hospital ni con docto­res, seguí las recomendaciones de un familiar que había dado positivo y solo tomé antigripales, mucho Va­porup por las las noches y gárgaras de bicarbonato de sodio tres veces al día y mucho té de aucalipto.

Afortunadamente y gracias a mi fe en Dios superé el mal.

Además comía mucho caldo de pollo con perejil y chile y eso me hacía sudar.

Estuve aislada, me encerré tres semanas en mi casa, solo salía a to­mar el sol como a las 11 de la maña­na y eso me hacía sentirme mejor.

Puedo decirte que así como tuve ansiedad, también tuve la ca­pacidad de tener calma para que la enfermedad no me golpeara más.

 

¿Qué secuelas te dejó la enfer­medad?

Para mi buena fortuna no me dejó secuelas, solo tardé un poco en re­cuperar el olfato.

Hoy haberme recuperado me da una gran tranquilidad, por lo que le doy gracias a Dios, pues hubo momentos que tuve mucha ansiedad.

 

¿Qué mensaje le das a las perso­nas?

Yo les recomiendo no tener miedo, sólo que hay que protegerse y tra­tar de tener paciencia en caso de tener algunos síntomas.

También es bueno prevenirse, sobre todo tener un oxímetro, to­mar vitaminas, y cumplir con las medidas de sanidad que por todos lados nos las indican.