Conecta con nosotros

En voz alta

¿Cómo sería Tabasco sin informalidad laboral?

Publicada

en

256 Visitas

En Tabasco conviven dos mundos; Uno, con determinados derechos; Otro, capturado en la precariedad y el abuso. En este momento hay más tabasqueños sobreviviendo en la informalidad y menos en la formalidad.

Los empleos con buenos sueldos, prestaciones y seguridad social son pocos frente a empleos mal pagados y sin protección social.

Estamos hablando de personas que trabajan en entornos urbanos, principalmente en microempresas no registradas como son los mercados callejeros, ambulantaje, pero también en nuevas empresas tecnológicas basadas en trabajos temporales digitales pero sin ninguna prestación para el trabajador. Cabe recalcar que la informalidad no siempre está en el sector privado. En el sector público, algunas personas “normalmente” trabajan para una dependencia, pero no generan derechos. Viven de sobres de bonificación, pagos de tarifas u otras formas de ingresos “bajo la sombra”.

Por lo que la pregunta que tenemos que hacernos, ¿Cómo sería Tabasco sin la informalidad? Aquí y ahora es imposible imaginarnos ese escenario.

En Tabasco, más del 65% del empleo es informal y si le sumamos el trabajo doméstico, la informalidad supera el 97 por ciento.

Lamentablemente la informalidad, son parte del paisaje de los 17 municipios de Tabasco y punto de encuentro de todas las clases sociales. En términos generales, se trata de actividades que se caracterizan por su baja productividad, pero no hay que olvidar que ahí se genera una cuarta parte del PIB. Si incluimos la economía informal vinculada a la criminalidad, el porcentaje subiría de forma dramática. Cuando hablamos de informalidad, nos referimos a un fenómeno que es económico, pero también político y social. Piensen en miles de empresas que no podrían sobrevivir, si tuvieran que pasar de un día al otro al sector formal, con todas sus obligaciones y regulaciones como es el SAT, IMSS, INFONAVIT, PROFECO y de los MUNICIPIOS vs. lo que hoy resuelven con un pago semanal de $200 en la llamada economía de extorción por delegados municipales.

Igualmente, piense en los líderes que controlan un mercado, los inspectores que reciben sus propinas de los informales por hacerse de la vista gorda… dirigentes políticos que ganan elecciones gracias a su capacidad para cultivar la relación con estas personas. ¿Podemos imaginar un Tabasco sin informalidad?

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia