Conecta con nosotros

Agua y Pantano

¿Cómo se resuelven los conflictos?

Publicada

en

355 Visitas

Ese día no hubo clases en la escuela primaria José Luis Castillo Olivé. Los padres de familia, cansados de hacer trámites sin obtener respuesta, bloquearon la carretera federal Villahermosa-Frontera. Estaban alarmados pues los techos de los salones donde toman clases sus hijos se caían a pedazos y todos corrían peligro, incluidos sus maestros.

Después de dos horas y media de cierre, llegaron autoridades educativas al plantel, ofrecieron dar atención a los rezagos y regresó la calma.

Un día antes, el martes 17, el bloqueo fue al periférico de la ciudad de Villahermosa. Habitantes de tres localidades de la zona conurbada, llamada así por su ubicación entre los límites de la capital y el municipio de Nacajuca, dijeron haberse quedado sin opciones de reclamar su derecho, tras años de padecer por la falta de agua potable.

“Queremos que venga Padilla a atendernos”, repetían en referencia al director de la Comisión Estatal de Agua. Se habían cansado de tocar las puertas del funcionario y no ser escuchados.

25 de mayo. Lo insólito. Vecinos de la zona Country recurrieron a la protesta social.

Denunciaron desinterés del ayuntamiento de Centro para atender un conflicto, derivado de la instalación de una caseta de seguridad y de supuestos cobros ilegales por el uso de una vía pública. “Hemos querido reunirnos con la gente del ayuntamiento, nos han ignorado”, declaró uno de los residentes. El mismo día, por la mañana, el gobernador Carlos Merino declaró molesto que los conflictos en Tabasco no se resuelven cerrando carreteras; por el contrario, se agravan. Lo dijo luego que en la víspera otro grupo de padres bloqueara la VillahermosaFrontera. Pidió que la gente vaya a las dependencias para que los escuchen y que también lo busquen a él, porque está para atender todo reclamo.

La Constitución dice que funcionarios y empleados públicos están obligados a respetar el derecho de petición de los ciudadanos, siempre y cuando se haga por escrito y de forma respetuosa. “A toda petición deberá recaer un acuerdo escrito”, que tiene que hacerse del conocimiento del peticionario a la brevedad. Es evidente que empleados y funcionarios no cumplen a cabalidad con este precepto de la constitución. Y a falta de atención y sobre todo de espacios para que los ciudadanos expongan sus necesidades los conflictos escalan. No es solo decir que sí escuchan o que sí atienden, hay que demostrarlo en los hechos. Y resolver los problemas que para eso están y para eso se les paga.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia