web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
En esta zapatería hay un frasco de gel pero no hay personal en la entrada que lo coloque, por lo que ningún cliente lo utiliza al entrar.

Comercios con geles vacíos y sin sanitizantes

En lugar de tapetes utilizan trapos, pero estos no funcionan como descontaminantes.

Mediante un decreto los comer­cios permancían cerrados para evitar los contagios de Covid-19.

A partir del 22 de junio les permitieron abrir para reacti­var la economía del estado, pero con medidas sanitarias restricti­vas, como la aplicación de gel an­tibacterial, el uso de cubrebocas de clientes y empleados, así co­mo la colocación de tapetes sani­tizantes en los accesos.

Pero ya pasó más de un mes y medio y las medidas se relajaron y están a medias.

RELAJA MEDIDAS.

“La gente no nos ayuda; les de­cimos que utilicen gel y no lo hacen, que se limpien los pies ya tampoco, o lo hacen de mala ma­nera y destruyen los tapetes”, se­ñaló Cecilia ‘N’, de una tienda de ropa de la Zona Luz.

“Nos han hasta agredido ver­balmente por exigirles que usen el gel”, señaló la empleada.

Sin tapete, hay solo un pliegue de foami y una jerga.

 

Durante un recorrido que realizó Grupo Cantón por diver­sos comercios de la ciudad, se pudo observar que incluso algu­nos colocan trapos en lugar de tapetes sanitizantes, lo que ni siquiera sirve para descontami­nar, mientras que en otros espa­cios el personal que se encuentra en la entrada ya no exige que se pongan gel antibacterial.

Esto se observa más en algu­nas tiendas de abarrotes en don­de a pesar que se exige la sana distancia está no es respetada.

Otros comercios incluso per­miten que entren hasta dos per­sonas por familia a pesar de que en la nueva normalidad solo de­be entrar una persona para no saturar los espacios.

“Muchos de los clientes pre­fieren entrar las dos personas que vienen a comprar ya que se quejan de que afuera hace mu­cho calor y no tenemos un lugar como tal para esperar”, señaló Romana Santos, gerente de una abarrotera.