Connect with us

Hola, que estas buscando?

Columnistas

Colores perrunos

Más perrón que Pluto —más carismático y divertido—, el gordo Manolo Andrade se pasó del tricolor al amarillo flexible del semáforo político y, si bien no espera ganarle a Morena y su candidata Yoli Osuna, anda multo feliche.

Con la perrada escribidora del Submarino, y con el sanador Fácil, cantan de los Bitles “we all live in yelow submarin, yelow submarin, yelow submarin”, pensando en las pedas por venir. Compadre cómodo.

Dice que con el PRI salió a mano. Ni le debe él al moribundo partido, ni a él le deben nada. Y tararea: “amarillo no me pongo, amarillo es mi color”.

El que saltó del yelow al orange citizen, naranja flexible, fue el Caraeniño Gaudiano, a quien ya parece le pisan los callos en la FGE, con eso del alquiler “módico” de los vactors.

El nieto de don Leandro quiere ganar fuero el primer domingo de junio, pero el tiempo no le da, como sucede a los suspirantes del PRI, a los que Dago Seditas, el borreguero de Huimanguillo, tiene con el amén en la boca, principalmente al químico Granier, que ya tiene arrugas en las arrugas.

Dice que va a sacar juventud de su pasado. Y que a él sí le adeuda su partido, y que le terminarán de pagar con Favioncito, que le quitará la diputación al junior de Evarrata, el alcalde del siglo, al que sólo supera en sus latrocinios Raturo Núñez y Rata Lilia López, de los López que no sólo roen, sino que llevan topers.

Mientras al héroe de la Isla hasta lo pueden expulsar del tricolore, al de pedigrí, Charpei, lo apoyó abiertamente la ex candidata a gobernadora, Gina Trujillo, lo que indica que, al estilo de la PB, la jauría va tener buena caza esta temporada. Por su parte, Katy, la hoy secre incómoda del borreguero deja ver que algo sabe: “no sé si lo platicó con el dirigente del partido”, dice de MAD y su amarillamiento letal.

Te puede interesar

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Advertisement