Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
(Foto: Archivo)

Colero Tabasco en normas laborales y comerciales

En los ocho factores medidos en el estado de derecho, la entidad se ubica en el sitio 24 del país. Mejor en gobierno abierto y justicia penal.

Con una calificación de 0.31, donde el máximo es 1.00, Tabasco ocupa el lugar 32 en acciones de Cumpli­miento regulatorio, de acuerdo con el Índice de Estado de Derecho en México para la temporalidad 2019- 2020, realizado presentado por World Justice Project.

El organismo que evalúa las ac­ciones de los gobiernos estatales ubica a Tabasco en el sitio 24 de 32 dentro de los ocho factores de es­tudio, que incluyen Límites al po­der gubernamental, Ausencia de corrupción, Gobierno abierto, De­rechos fundamentales, Orden y seguridad, Cumplimiento regula­torio, Justicia civil y Justicia penal.

Y es precisamente en el Factor 6, que mide si las regulaciones del gobierno se implementan de ma­nera justa y efectiva, donde la en­tidad tabasqueña salió reprobada.

Aquí se incluyen las normas la­borales, ambientales, comerciales y de salud pública, para alcanzar el éxito de cada empresa y organismo.

 

MEJORES LUGARES

Sólo en tres factores Tabasco sale bien librado y se ubica entre los 15 primeros lugares.

Se trata del Factor 1, denomi­nado Límites al poder guberna­mental, donde con calificación de 0.45 puntos se ubica en el sitio 11 nacional; aquí se mide si quienes gobiernan están sujetos a la ley, y si existen frenos y contrapesos que los obliguen a rendir cuentas.

También incluye controles no gubernamentales, como una pren­sa libre e independiente.

En otro factor con buena cali­ficación, fue el 3, llamado Gobier­no abierto, con 0.40 puntos, que lo colocan en la posición 13. Aquí se mide la transparencia y la partici­pación ciudadana.

En el tercer Factor donde sale bien librado es el 8, de Justicia pe­nal, con 0.39 puntos, donde tam­bién ocupa el sitio 11, donde se evalúa el sistema de justicia penal de cada estado.

Incluye la efectividad en la procuración e impartición de jus­ticia, así como el respeto a los de­rechos de personas detenidas, privadas de la libertad, y las vícti­mas de algún delito.