Conecta con nosotros
280 vistas -

Línea Económica

CMMC, méritos propios

Publicada

en

280 Visitas

El pasado domingo 13 de noviembre, el gobernador de Tabasco, Carlos Manuel Merino Campos, presentó el IV Informe de Gobierno. Lo hizo en el Congreso del Estado y con ello envía un claro mensaje: va a rendirle cuentas al pueblo, a la ciudadanía a la cual se debe, también que él es el titular del Poder Ejecutivo de Tabasco, es quien ejerce el mando gubernamental y las decisiones que tome son su exclusiva responsabilidad.

Por supuesto que existe respeto por el ex mandatario Adán Augusto López Hernández, hoy secretario de Gobernación y desde luego puede haber amistad entre ambos; sin embargo, NO sigue los dictados de su antecesor como algunos actores políticos irresponsable y aviesamente lo aseguran.

En ese ejercicio de rendición de cuentas, fue directo, sin aspavientos encaró a la oposición tanto del PRI como del PRD calificando, muy acertadamente como docena trágica las administraciones de Andrés Granier y Arturo Núñez de quienes señaló, ejercieron el presupuesto sin programas ni planeación lo cual es verdad, basta repasar la historia muy reciente de Tabasco, donde el primero casi quebró al estado y el segundo lo acabó de quebrar, tanto así que el perredista abandonó la entidad de noche y pareciera, a escondidas como temiendo correr la misma suerte que su antecesor.

Merino Campos, ejerce un trabajo que puede tener sus detractores y por qué no, como él mismo señala es perfectible (como todos los gobiernos no sólo en México sino en el mundo). Es un tabasqueño con arraigo en su tierra, conoce bien su geografía y con ello las ventajas y desventajas de ésta, pero, sobre todo, conoce a su gente, su idiosincrasia, algo quiérase o no, muy importante al momento de tomar decisiones.

Lo conocemos, nos conocemos bien y de muchos años, por ello podemos asegurar sin falsas poses que se trata de una persona decente, honesta y con un real apego por su estado. La oposición local habla por la herida, la muestra es su falta de argumento y propuesta, el ataque por el ataque.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia