Conecta con nosotros
424 vistas -

México

Citibanamex obligó a abuelita a asistir al banco en camilla

Dolores Gómez Reyna, de 89 años de edad, llegó en una ambulancia, acompañada de paramédicos de la Cruz Roja al inmueble.

Publicada

en

424 Visitas

MÉXICO.- En una sucursal de Citibanamex en la ciudad de Tamaulipas, una mujer de la tercera edad tuvo que ingresar a las oficinas en una camilla, debido a que tenía que renovar la tarjeta de su pensión, sin embargo, padecía una fractura de cadera y deabetes.

De acuerdo con los medios locales, la señora de edad avanzada, tuvo que acudir físicamente a pesar de su condición que la paralizaba para movilizarse, ya que en el banco le exigieron que tenía que estar de manera presencial para realizar el trámite.

Ante esto, Dolores Gómez Reyna, de 89 años de edad, llegó en una ambulancia, acompañada de paramédicos de la Cruz Roja al inmueble del banco, por lo que realizó el trámite de su reemplazo de tarjeta de pensión que entrega el gobierno federal.

Además, a pesar de que llegó en camilla y en ambulancia, la abuelita tuvo que esperar afuera del banco a que abrieran la sucursal y su nieta, Yulissa Plata, explicó que a pesar de los intentos con poderes notariales, en el banco siempre les pedían otros documentos y de eso perdieron 6 meses.

“Yo no quería llegar a esto, pero desde el mes de marzo metimos el poder, luego el segundo, el tercer poder y que te falta una firma; por eso la tuvimos que traer porque hay muchas necesidades y es un derecho que le toca”, declaró la nieta de Doña Dolores.

Citibanamex se disculpa por lo ocurrido con abuelita en Reynosa

Tras darse a conocer lo sucedido con la abuelita en la sucursal de Reynosa, la empresa Citibanamex lamentó lo ocurrido con el procedimiento de identificación de una de nuestras clientes en Reynosa, Tamaulipas” dijo.

“El caso ya fue resuelto. Ofrecemos una disculpa por lo ocurrido. Continuamos trabajando para evitar que situaciones como ésta se repitan”, señaló Citibanamex.

La señora Dolores, luego de 6 meses, renovó su tarjeta y salió de la sucursal con un nuevo plástico para cobrar su pensión.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia