Conecta con nosotros
201 vistas -

Tabasco

Cimbra Pemex a Tabasco

Estalla ducto de gas en Huimanguillo, provocando miedo, zozobra y desalojo de 180 personas, además de la calcinación de 12 vehículos y 20 motocicletas.

Publicada

en

HUIMANGUILLO, TAB.- Primero tembló la tierra y después se escucharon al menos dos estruendos provocados por una explosión en la batería Paredón, ubicada en la ranchería Naranjos, provocando miedo y zozobra entre los trabajadores y habitantes de la zona.

El inesperado movimiento de tierra ocurrió a la 1:40 de la tarde, de acuerdo con el reporte del Servicio Sismológico Nacional, y tuvo epicentro seis kilómetros al noreste de este municipio.

Fue de magnitud 4.13 y fue poco perceptible, nada parecido con lo que dos horas después sucedió en las instalaciones petroleras ubicadas en el kilómetro 10.5 de la carretera Cárdenas-Huimanguillo.

“Íbamos a comer cuando de pronto se escuchó un fuerte sonido, que incluso hasta en la tierra se sintió donde se movía. Lo primero que hicimos fue salir corriendo porque yo tenía a mis niños ahí en el frente de la casa”, relató Josefina Rosas, una madre de familia cuya vivienda se encuentra a menos de un kilómetro del lugar donde ocurrió siniestro.

Pero lo peor fue lo que vivieron los trabajadores de la batería, luego que una retroexcavadora golpeara una tubería y provocara una gran fuga de gas etano, que derivó en al menos dos explosiones.

Para su fortuna lograron ponerse a salvo antes que el fuego arrasara con las instalaciones y bienes de los trabajadores.

El saldo fue de un total de 40 trabajadores evacuados, 12 vehículos quemados, 20 motocicletas, una caseta de vigilancia y una retro excavadora en cenizas.

Sin contar que las instalaciones de una fábrica de manera aledaña al lugar de la explosión también fue evacuada y suspendió sus actividades; sus 140 trabajadores fueron retirados a casa como medida preventiva.

SIN PÉRDIDAS HUMANAS

Al final lo que pudo terminar en una tragedia no dejó ningún herido, así lo reportó el coordinador general del Instituto Protección Civil de Tabasco, Mauro Winzig, quien además indicó que la flama de 30 metros habría sido provocada por una mala maniobra por parte del operador de una retroexcavadora.

“Se presume que en el punto de emisión de la fuga el operador de la retro excavadora hizo una mala maniobra y lesionó el ducto”, explicaba el funcionario estatal.

La empresa al servicio del estado informó que la fuga fue provocada por una ruptura en un etanoducto de 24 pulgadas que va de Ciudad Pemex a Crangrejera, mientras realizaba una zanja fluvial a petición del propietario del terreno donde ocurrieron los hechos.

Se espera que el fuego perdure por 72 horas, una vez que la totalidad del combustible termine por consumirse, así lo aseguraron las autoridades correspondientes.

Ingenieros ambientales como Gilberto Paez negaron que la quema de etano represente un daño en el ecosistema, derivado a las condiciones de esta misma materia, ya que es gas natural.

PEMEX ACABA TABASCO

Dicha explosión evidencia que en 56 días la paraestatal ha provocado tres incidentes en Huimanguillo; un par de ellos de magnitud que repercutieron en la entidad.

La primera de ellas fue el derrame de hidrocarburos en el Río Mezcalapa y tres afluentes más, lo que trajo como consecuencia que medio millón de tabasqueños de cinco municipios se quedaran sin el suministro de agua potable el pasado 27 de julio.

Este par de incidentes por parte de Pemex se suma a la lista de 24 que se habían registrado hasta junio de este mismo año en el “gigante de La Chontalpa”, de un total de 97 en toda la extensión estatal; el último se registró el 5 de septiembre en el Ejido Tres Bocas, donde una vez más ocurrió un derrame más de hidrocarburos.

Lo anterior, después de que en punto de las 13:30 horas se registrara un sismo de 4.3 grados según la escala de Richter, lo que provocó la tensión de la ciudadanía de aquella zona del estado.

La explosión en la batería Paredón se dejó sentir en al menos un kilómetro a la redonda, de acuerdo con testimonios de vecinos.

Una docena de vehículos fueron alcanzados por el fuego de la explosión.

La zona fue acordonada por elementos del Ejército y personal de Pemex.

‘Yo salí corriendo con mis hijos’

El miedo y la zozobra generada a 55 kilómetros de Villahermosa fueron los sentimientos entre los 300 habitantes de la comunidad más cercana, quienes a como pudieron salieron corriendo de sus hogares, pues pensaron que había temblado, pero al voltear al cielo vieron la flama “gigantesca”.

“Yo salí corriendo con mis hijos, estabamos a punto de comer aquí en el patio y se escuchó feo y la tierra se movió; los agarré y solo corrimos”, relató María, vecina de “Campechito”.

El accidente generó que una de las ventanas de la casa de Pablo se rompiera tras el estruendo. “Se rompió la ventana, no nos pusimos a averiguar más y salimos rápido porque olía a gas bien fuerte”, aseguró.

A su vez empleados de la compañía TecnoTabla sufrieron cuadros nerviosos, pues tuvieron que abandonar las instalaciones de manera inmediata.

El estruendo rompió cristales y espejos en las viviendas cercanas.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia