Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
(Foto: The Washington Post)

Cierra G20 jornada sin acuerdo petrolero

López Obrador anunció este viernes que acordó con Trump que EU compense el aporte de México para la reducción mundial de petróleo.

Ciudad de México— El G20 cerró su jornada de trabajo a través de una reunión virtual sin un acuerdo total y definitivo sobre el recorte de producción petrolera mundial, pacto que está trabado debido a discrepancias con México.

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció este viernes que acordó con Donald Trump que Estados Unidos compense el aporte de México para la reducción mundial de petróleo; sin embargo, Arabia Saudita no está de acuerdo con esta iniciativa.

El Gobierno de México no acepta bajar su producción de crudo en 400 mil barriles diarios, como plantea el acuerdo entre los principales países petroleros del mundo, y propuso, en cambio, una reducción de 100 mil barriles por día.

Durante semanas, Arabia Saudita y Rusia han entablado una disputa petrolera que provocó, junto con los efectos de la pandemia del Covid-19, el desplome de los precios del crudo. Después de que el jueves la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) -liderada de facto por Arabia Saudita-, y sus aliados de la OPEP+, entre ellos Rusia, pero sin el consentimiento de México, llegaron a un acuerdo para reducir su producción petrolera 23 por ciento, los ministros de energía del G20 mantuvieron este viernes una maratónica reunión virtual.

La declaración oficial del G20 este viernes no plantea ningún detalle sobre las discusiones sobre el petróleo y las conversaciones sobre este tema con México continuarán mañana.

El comunicado del G20 se limitó a resaltar que la pandemia del Covid-19 plantea la necesidad de asegurar la estabilidad de los mercados de energía y promete trabajar con “espíritu de solidaridad” para lograr acciones concretas e inmediatas en este momento de emergencia internacional sin precedentes.

“La significativa contracción económica y las perspectivas inciertas debido a la pandemia han exacerbado los desequilibrios de oferta y demanda de energía, aumentando la inestabilidad del mercado energético, afectando directamente al sector de petróleo y gas y extendiéndose a otras industrias, además de obstaculizar la recuperación económica mundial”, indica el texto.

“Reconocemos el compromiso de algunos productores para estabilizar los mercados energéticos. Advertimos de la importancia de la cooperación internacional para asegurar la resistencia de los sistemas de energía”, añade.

El Gobierno de México se ha negado a aceptar el acuerdo petrolero después de que las otras 22 naciones dieron luz verde el pacto para retirar 10 millones de barriles por día del mercado, en un intento por frenar la caída de los precios.

López Obrador está preocupado por Petróleos Mexicanos (Pemex). La empresa estatal mexicana, con una deuda de más de 100 mil millones de dólares, es la pieza central de los esfuerzos de su Administración para ser autosuficiente en la generación de energía y detener una disminución de la producción de 15 años.

Recortar 400 mil barriles por día para cumplir con el acuerdo de la OPEP+ retrasaría el ambicioso Plan de Pemex. Con Arabia Saudita haciendo que el acuerdo dependa de la participación del País, López Obrador sólo está dispuesto a ofrecer un recorte de 100 mil barriles, aproximadamente 5.6 por ciento de la producción de Pemex.

En su discurso inaugural de la reunión virtual de este viernes, el Ministro de Energía de Arabia Saudita, Abdel Abdulaziz bin Salman, advirtió que para que la economía mundial se recupere hará falta un abastecimiento energético asequible.

“Tener un suministro de energía asequible, fiable y accesible es considerado una necesidad para habilitar los servicios básicos, incluyendo el sistema sanitario, y para apoyar los esfuerzos de ayuda a la recuperación económica”, dijo el funcionario árabe.

El titular de Energía saudí llamó al G20 y a México, a cuya participación ha quedado condicionado el acuerdo de la OPEP+, a tomar “medidas excepcionales” para la estabilidad del mercado de petróleo.

A medida que la probabilidad de un acuerdo se desvaneció, López Obrador recibió una llamada de Donald Trump. Aun así, cuando el Presidente de Estados Unidos intentó convencer a AMLO de que aceptara los términos de la OPEP, el Mandatario mexicano insistió en que Pemex no puedo reducir tanto su producción.

Al final, el Gobierno de Estados Unidos habría acordado aportar 250 mil barriles adicionales a su recorte para cubrir la posición de México y, en teoría, desbloquear el acuerdo general. Pero dicho pacto paralelo no está aprobado por el grupo y las conversaciones de la OPEP+ con México se extenderán hasta el sábado, de acuerdo con los delegados.

“Andrés Manuel hizo la propuesta a Trump, y Trump la aceptó. Fue completamente cordial”, dijo el vocero presidencial Jesús Ramírez.

El Presidente Trump sugirió que la compensación de México podría ser en un “futuro lejano”.

“Estados Unidos ayudará a México y nos reembolsará en algún momento en una fecha posterior cuando estén preparados para hacerlo”, dijo Trump este viernes en una reunión informativa en la Casa Blanca.

La Secretaria de Energía de México, Rocío Nahle, dijo en una entrevista radiofónica más tarde que no sabía exactamente a qué se refería Trump cuando dijo que se reembolsaría a Estados Unidos el acuerdo con México para reducir la producción.