Conecta con nosotros
2 vistas -

Piales y colas

Charros, hasta pa’ventar pa’rriba

Publicada

en

› Su servidor, a quién el tiempo atrapa a veces en las redes de la falsa sociedad, no toma en cuenta a equipos muy templados y capaces que luego se enredan en la kilométrica longitud de la reata.

Por ejemplo, poca publicidad tienen cinco equipos, que -en lo personal- me parecen extraordinarios: Bien presentados, muy disciplinados y siempre dispuestos a dar lo mejor de sí.

Rancho “Las Tucitas”, capitaneados por Antonio Cerna. Charrean en el lienzo de Nacajuca. Hace diez años fueron los feudos del difunto charro Eduardo García Lanz.

Los charros de “Nuevo México”, cuyo lienzo se localiza en la ranchería Oriente en Comalcalco, son comandados por Pancho Arce…

La asociación “Lucas Priego”, cuya casa se localiza en la Ra. Morelos, en Macuspana… Los charros del Rancho “Don Abraham”, que compiten en el Lienzo de Teapa. Son capitaneados por el ingeniero Luciano Vadillo. ¿Qué tienen de particular estos equipos?

1.- Empecemos con los de “Las Tucitas”. Las labores de la cala las resuelve el jefe Toño Cerna. Traen también una “tercia en el ruedo” muy eficiente, con tres “botinudos” de la talla de Arístides de la Cruz, Gregorio Bernal y Juan Vidal.

2.- Seguimos con los de “Nuevo México”. Orlando Olán es un espléndido “pialador” pero Pancho Arce lo utiliza además en otras dos suertes, la “terna” y manganeando a caballo. Y -Carlos Olán, por su parte, es un estupendo “calador”.

3..- Los de la “Lucas Priego” traen también lo suyo. Su comandante José Priego Arias armó un trabuco. Además “cala”, hace “tercia”, “colea” y solamente le falta hacer el paso de la muerte. Así de entregado el “comandante”…

4.- ¿Qué traen los del Rancho “Don Abraham”? sus mejores cartas son la tercia de coleadores integrada por el ingeniero Vadillo, Cecilio Armengol y Bartolo Oropeza. Son un equipazo con mucha experiencia. Además, Diego Mendoza es un impresionante “manganeador a pie” (Oiga usted, esta información solo la damos los del Tabasco HOY)…Saludos, mis sombrerudos!..

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia