Conecta con nosotros
13 vistas -

Opinión

Centros Integradores

Publicada

en

PEDRO GARCÍA FALCÓN

En Tabasco existen 186 Centros Integradores, datan del año 1985, a partir de una iniciativa de descentralización de los servicios administrativos a nivel municipal, con el objeto de crear polos de desarrollo micro regional, ampliar la cobertura de los servicios públicos y eficientar el uso de los recursos.

Jurídicamente, es en 2005, que la Ley de Ordenamiento Sustentable del Territorio del Estado de Tabasco, nos dice que son: “los Centros integradores son los puntos geográficos en los cuales se realiza la integración física, social y económica de las pequeñas comunidades rurales, con el objeto de rescatar sus potencialidades productivas, mediante la canalización de la inversión pública y los esfuerzos de organización social”.

A nivel nacional el Gobierno Federal estructura 7,561 puntos para instalar Clínicas IMSS comunitarias, almacenes Diconsa, Oficinas Bansefi, Telecomm, CADERs SAGARPA , Centros CDI, CBTA, CONALEP; para dispersar los 25 programas prioritarios que estarán a cargo de Un Siervo de la Nación; y de esos se prevé 89 Centros Integradores de Desarrollo en Tabasco, menos de la mitad de los existentes a nivel estatal.

A nivel estatal contamos con u na Coord i nación General de Centros Integradores, con seguridad existe un presupuesto a ejercer por esta dependencia que no vemos su labor, y que, por tanto, no aprobamos como sociedad, no sabemos que localidades integran éstos centros integradores, quien preside cada uno de ellos, su punto geográfico o ubicación, los proyectos de integración social o económica, o que inversión pública habrá en éstas; totalmente incierto el beneficio que recibimos los ciudadanos. Para quienes vivimos fuera de la cabecera municipal, donde probablemente existe un Centro Integrador, ¿qué servicios públicos debemos o podemos esperar?

Legalmente existen categorías políticas establecidas en la ley orgánica de los municipios, y los ayuntamientos deben prever presupuestos y proyectos en cada una de ellas, denominadas ciudades, villas, pueblos y rancherías, a las que deben proporcionarse determinados servicios públicos e infraestructuras; y con la creación y operación de los Centros Integradores se pierde el respeto a la autonomía municipal, a la Constitución y, a la ley orgánica de los municipios; ya que, además, existen las autoridades municipales denominadas Delegados Municipales, y es por esta vía que deben canalizarse todo tipo de proyectos para impactar a nivel micro regional.

Existiendo tres instancias, que operan a nivel municipal a través de éstos Centros Integradores, sin objetivos comunes, será difícil lograr los cometidos que señalan las leyes, dado que continua la carencia de ser vicios básicos de calidad, denominados actualmente derechos humanos, como agua potable, drenajes, energía eléctrica, internet, servicios médicos, banquetas y guarniciones, entre muchos otros; es necesaria una verdadera planeación, organización, transparencia y redición de cuentas para no duplicar esfuerzos.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia