web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina

‘Celebrar el 10 de mayo casi me cuesta la vida’: Frida Valencia Uribe

“Los doctores me dijeron que salí muy rápido por mi edad y porque no tengo diabetes, hipertensión, obesidad u otra enfermedad crónica”.

CDMX. Frida Valencia Uribe, vive en Netzahualcóyotl, pero un pequeño descuido, por celebrar el 10 de mayo puso en peligro de perder su vida.

En plática con Grupo Cantón, la jovencita de 23 años de edad, re­cién egresada de la carrera de peda­gogía, reconoció que su juventud y el no padecer otra enfermedad, fue fundamental para superar los es­tragos del virus.

 

—¿Antes de que fueras portadora, creías en el coronavirus?

Sí, yo sí creía y creo en el coronavi­rus, porque siempre seguí los pro­tocolos de higiene y sana distancia, llevaba en cuarentena dos meses de aislamiento y aun así me dio el virus, por eso hasta me da coraje.

A principios del año me titulé y me puse a buscar trabajo, pero se vino todo lo del coronavirus y entonces desde principios de abril me puse en cuarentena, diciendo por mis adentros, ‘para qué me voy a exponer’, y me dio.

 

—¿Entonces cómo te contagiaste si estabas en aislamiento?

Sí sé cómo me contagié. Lo que pasa es que el 10 de mayo, Día de las Madres, la familia de mi novio realizó una reunión, por ese moti­vo. Se supone que todos estábamos en aislamiento, ellos y nosotros, porque todos nos cuidábamos y dijimos todos nos cuidamos y por­que además éramos únicamente 10 personas.

Estuvimos en la reunión, pero el mismo 10 de mayo, el papá de mi novio se empezó a enfermar, comenzó con escalofríos y dolor de cabeza. Al día siguiente fui yo, y después se enfermaron los sobri­nos, la hermana. De 10 personas que estábamos ahí, siete se enfer­maron, pero gracias a Dios todas nos salvamos.

 

 

—¿Cuáles fueron tus síntomas?

A partir del 11 de mayo empecé con síntomas leves, dolor de ca­beza y de espalda, aparte de que me dieron muchos escalofríos, pero yo pensé que era lo normal que le pasa a uno, como gripa, tos y cuerpo cortado. Nadie creé en el coronavirus, pero al paso de los días continué con el do­lor de espalda, que se fue inten­sificando y a los 4 días comencé con el dolor de garganta y con tos seca. Entonces ya no se me hizo normal y fui al doctor, quien después de revisarme me dijo que tenía faringitis aguda.

Me recetó antibiótico in­yectado, pastillas para la tos y paracetamol. Cuando terminé mi tratamiento 8 días después, no mejoré en nada, solo las pastillas para la tos me ayuda­ron porque se me quitó, pero seguía con el dolor de espalda, de pecho como si me estuvie­ran apretando mucho y en la espalda me dolía toda el área de los pulmones, nunca antes me había dado un dolor así y cada día sentía que empeoraba.

Ya llevaba entre 8 y nueve días y en ese lapso perdí el olfa­to, a partir de eso me empecé a preocupar pensando que tenía el coronavirus, porque cumplía con muchos síntomas, pero me quedé en mi casa, ya no salía para nada y en la noche me cos­taba mucho trabajo respirar, sobre todo en las madrugadas, porque hasta transpiraba por no poder respirar.

Pero el día 23 de mayo en la ma­drugada, me sentí peor, porque ni siquiera podía llorar y menos res­pirar, por lo que de inmediato me llevaron al Velódromo Hermanos Rodríguez, porque me sentía de verdad muy mal.

Cuando me ingresaron, los doc­tores le dijeron a mi novio, que fue quien me llevó, que me iban a in­tubar porque estaba muy grave, ya que no podía ni hablar.

Me dijeron que si conseguía­mos un tanque de oxígeno por nuestra cuenta, me iba a ir mejor para no ingresarme con los pa­cientes que estaban más graves. Mi pareja se puso a buscar el oxígeno, pero le costó tres días encontrarlo.

Una vez ingresada, estuve en una camilla compartiendo cuarto con personas de la tercera edad, los doctores hasta se sorprendieron por mi corta edad.

 

—¿Vives con tu familia?

Vivo con mi abuela y mi pareja.

 

—¿Cuál es tu mensaje?

Que se queden en casa, se entien­de que muchos tienen que salir a trabajar, sin embargo de ser así, hay que seguir las instrucciones de higiene y salud utilizando careta y cubrebocas.