Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
La emergencia sanitaria ocasionó que millones de fieles tuvieran que ver por televisión o en redes sociales al Papa.

Celebra Papa sin fieles el Domingo de Pascua por Covid-19

La crisis mundial que se vive ha obligado a romper con décadas de tradición para poder frenar la pandemia.

El papa Francisco dio su tradicional bendición “Urbi et Orbi” en una basílica de San Pedro vacía, una imagen inédita que ilustra los cambios radicales que el mundo debe aceptar desde hace semanas para frenar la pandemia del coronavirus.

“Hoy pienso sobre todo en los que han sido afectados directamente por el coronavirus: los enfermos, los que han fallecido y las familias que lloran por la muerte de sus seres queridos, y que en algunos casos ni siquiera han podido darles el último adiós”, comenzó el Papa su bendición.

El año pasado, 70 mil fieles acudieron a la plaza de San Pedro, donde el Papa preside normalmente la misa de Pascua, cuando los cristianos celebran la resurrección de Jesús, piedra angular de su fe.

Este año, el nuevo coronavirus, que ya se cobró casi 110 mil vidas en todo el mundo, obligó a romper con décadas de tradición y millones de fieles vieron al Papa por televisión o a través de las redes sociales.

Francisco lleva días dirigiéndose a una cámara, desde la basílica o desde su biblioteca privada, en un Vaticano inusualmente vacío.

La experiencia es inédita para el Papa, de 83 años, que, como todo mortal, ha admitido que se siente algo “enjaulado” y que esta manera de hablar a los fieles le resulta “extraña”.

“Para muchos es una Pascua de soledad, vivida en medio de los numerosos lutos y dificultades que está provocando la pandemia (…) Este no es el tiempo de la indiferencia, porque el mundo entero está sufriendo y tiene que estar unido para afrontar la pandemia”, dijo el pontífice.

Con información de Milenio