web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Salinas, sexenio 1990-1996 (Foto: Cuartoscuro)

Tabasco

Causa célebre, el juicio a expresidentes

Emanados del PRI y del PAN, realizaron prácticas políticas nocivas en contra de millones de mexicanos.

CIUDAD DE MÉXICO.- En México se pretende hacer algo que ni siquiera la mente más enfebrecida imaginó: llevar a juicio a cinco expresidentes del periodo neoliberal, y meter­los a la cárcel de resultar culpa­bles de los delitos que supues­tamente cometieron durante su mandato. El asunto fue pro­puesto por el presidente López Obrador en su toma de pose­sión el 1 de diciembre de 2018, y resulta tan extraordinario y po­lémico, que se envió a la Cámara de Senadores la solicitud para realizar una consulta popular sobre el posible caso.

Interesada en el desenlace de este controvertido asunto la prensa extranjera lo aborda en sus espacios, mientras los mexicanos lo discuten en la ca­lle. Sin embargo, con precisión, no se sabe en qué concluirá, pues mañana 1 de octubre los once ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, decidirán si es constitucional o inconstitucional la consulta popular propuesta por López Obrador. Aun así, el suceso ya es una causa célebre.

 

LA PLAGA

Por estar implicados cinco exjefes del Estado mexi­cano y otros políticos y personajes de buena posición social, se han hecho poderosos es­fuerzos para echarle tierra al asunto; pero ha sido imposible. El hartazgo ya era intolerable. El presidente López Obrador, ante esto, abrió la puerta a la consulta ciudadana para que la gente sea quien decida si se procede legalmente en contra de los exmandatarios.

La sociedad entera ha fija­do su atención en el caso, en espera de que a Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hi­nojosa y Enrique Peña Nieto se les aplique un castigo ejemplar por sus presuntos desmanes cometidos de 1988 a 2018, en agravio de todos los mexicanos durante sus respectivas admi­nistraciones. Los cargos de los que los acusa (traición, corrup­ción, privatizar ilegalmente bienes públicos, etcétera), bien podrían quedar asentados en miles de fojas y pasar a manos de un juez dispuesto a iniciar y concluir el debido proceso ju­dicial.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Como jefes del Ejecutivo fe­deral de México los cinco tuvie­ron una posición muy visible, y se espera sean condenados de acuerdo a las imputaciones que se les hacen con o sin consulta popular. El hecho es que los ex­mandatarios están en la mira. La gente pide se amplíen las prisiones para recibirlos, pero aún está por comprobar si se­rán puestos tras las rejas.

Lo único real es que al fin llegó al poder presidencial un hombre que se atrevió a cues­tionar los desmanes de sus cin­co antecesores en la Presiden­cia de la República; abusos y atropellos que empobrecieron y postraron al país.

 

LA DEPREDACIÓN

De los recuerdos de sus “haza­ñas” y de diversos datos publi­cados en la prensa nacional e internacional, se ha formado el fondo de esta serie perio­dística, en la que haremos un recorrido por sus respectivas administraciones, tan alejadas de los conceptos básicos de soberanía, independencia eco­nómica, autosuficiencia y na­cionalismo democrático, que deben estar necesariamente ligados a todas las acciones del régimen establecido.

En este recorrido haremos, si no retratos completos, al menos bocetos de cuadros políticos que en la adminis­tración del presidente López Obrador parecen tal vez raros y extraños, pues los modos de hacer política se han modifi­cado de tal manera que puede decirse que desde 2018, a lo que va de su sexenio, Méxi­co ya es otra cosa distinta a la época en la que desde Los Pi­nos se gestaba la depredación gubernamental, “concentra­ción desmesurada de la rique­za, quebrantos monumentales al erario, privatización de los bienes públicos y corrupción generalizada”, ha dicho el Pre­sidente. (continuará).

Advertisement. Scroll to continue reading.

Te puede interesar