Conecta con nosotros

Cultura

Carlos Pellicer, un hombre de izquierda y rebelde

El profesor Roberto Lara nos habla en una entrevista con Grupo Cantón sobre el poeta que cumpliría 125 años de vida.

Publicada

en

2662 Visitas

Carlos Pellicer Cámara fue de un gran espíritu rebelde, un hombre de izquierda, de ideología social cristiana, que hacía práctica su forma de pensar y que inspirado en Ghandi adopta la vestimenta de los campesinos.

Así habría de apropiarse “de los sentimientos de los que menos tienen, a través de una actitud práctica como el vestido”, resume el profesor Rodolfo Lara Lagunas y reflexiona: “yo creo que Andrés (Manuel López Obrador) toma de Pellicer el espíritu social cristiano, la doctrina que lucha por los pobres, por los que menos tienen, por los que hay que servir”.

Lara es originario del estado Morelos, donde se formó como docente. En marzo de 1964 llegó a Tabasco y por esos años, se convirtió en maestro de civismo en la secundaria federal uno de la ciudad de Villahermosa. Ahí tuvo como alumno al hoy presidente de México, a quien impresionó con la forma en que abordaba “los temas histórico-sociales y expresaba la importancia que tienen los liderazgos en torno a causas justas, ayudar a los débiles, a los explotados, a los que menos tienen, porque de esa manera la humanidad se eleva”.

Desde el salón de clases, el maestro Lara Lagunas, sin proponérselo, marcaría la vida del joven López Obrador y contribuiría a formar su vocación como político y luchador social. El otro que ejerció gran influencia sobre él fue el poeta Carlos Pellicer.
Y cómo no habría de serlo. La personalidad del maestro era única, por decir lo menos, cautivante.

El 1 de mayo de 1964 fue la primera vez que el profesor Lara Lagunas lo vio. Con sombrero, pantalón, camisa de manta y huaraches Pellicer tomó parte en la marcha del Día del Trabajo, junto a un grupo de campesinos. Sus manos alzaban una pancarta en la que se leía: “Que coman los que nos dan de comer, los campesinos”.

Cuenta el maestro Lara que al verlo comentó a un compañero que estaba con él: ¡De veras que es inteligente ese campesino! Asintió que los que peor comen en el país, pese a la revolución, son los que producen los alimentos. Pero su interlocutor rápido lo corrigió:

¡Ese no es campesino profe! ¡Ese es Pellicer!

¿El poeta?

Sí, el poeta, le remarcó.

Y en efecto, así era el gran poeta de América.

Era también profundamente religioso. Otro día fue a verlo a su casa de la calle Sierra Nevada en Lomas de Chapultepec, en la ciudad de México, donde cada año montaba un impresionante nacimiento, que la televisión solía documentar. Tenía una bóveda que asemejaba el cielo y en éste con luces se representaban las estrellas y las constelaciones.

“Recuerdo que el maestro Pellicer tomaba un caset, donde tenía grabado un poema, porque cada año escribía un poema sobre el nacimiento de Jesucristo y con su imponente voz de fondo impresionaba a los visitantes”, relata.

El literato y museógrafo tabasqueño había estado en prisión en al menos dos ocasiones. Una de ellas fue por publicar y repartir en volantes una carta dirigida al embajador de Estados Unidos en México, en la cual condenaba las invasiones a Vietnam y a la República Dominicana y el apoyo norteamericano a las dictaduras en América Latina.

“…los EE.UU., de acuerdo con los traidores nativos hacen y deshacen a su antojo sosteniendo en nuestros países el hambre y el atraso, imponiendo bajos precios a nuestros productos…”, escribió.

No era difícil, pues, que un estudiante de Ciencias Políticas, tabasqueño y radical como se ha autodefinido, quisiera seguir los pasos del gran poeta. Fue así que, junto con otros jóvenes, entre ellos Víctor Manuel López Cruz, a la postre dirigente estatal del PRI al igual que él, AMLO se incorporó a la campaña que Pellicer hizo como candidato a senador por Tabasco en 1975.

El maestro recorrió el estado portando la indumentaria del campesino indígena tabasqueño, a como lo conoció el profesor Lara. Y no solo eso enarboló las causas de los chontales; además quiso ayudarlos creando un fideicomiso, para lo cual pretendió vender unas pinturas de José María Velasco. No lo logró, pues las obras fueron robadas.

Pero esa campaña y sobre todo el interés del poeta por ayudar a los humildes, por escucharlos y vivir sus problemas, terminaron por forjar el espíritu del hoy presidente de México.

“Muchas veces un hombre es de izquierda aunque no lo diga, su manera de actuar, de pensar y de hacer así lo demuestran. Ya la gente después le pondrá el título que quiera, pero lo que importa son los hechos y en ese sentido yo creo que Pellicer es un hombre de izquierda y de ahí pues tuvo que agarrar Andrés Manuel las ideas básicas, los principios, que es muy sencillo, buscar la igualdad entre los seres humanos, que no haya privilegios para nadie, el privilegio lastima, hiere”.

Su único compromiso fue la poesía, su imperio ilimitado.

CARLOS PELLICER…TABASQUEÑO UNIVERSAL

El 16 de enero de 1897, el edén tabasqueño vio nacer a un artista extraordinario y uno de sus hijos predilectos. Nos referimos desde luego al maestro Carlos Pellicer Cámara, conocido en el mundo como el “Poeta de América”, que justo en este 2022 se cumplen 125 años de su natalicio.

Realizó sus estudios en la Escuela Nacional Preparatoria de la Ciudad de México. Fue secretario de José Vasconcelos, así como fundador del grupo Solidario del Movimiento Obrero, junto con José Clemente Orozco, Diego Rivera y Vicente Lombardo. Fue director del departamento de Bellas Artes, maestro de literatura y colaboró en las revistas “Ulises” y “Contemporáneos”.

Fue galardonado con el Premio Nacional de Literatura en 1964 y desde 1953 fue miembro de número de la Academia Mexicana de la Lengua. Fue elegido, senador de la República en 1976 y al año siguiente murió en la Ciudad de México el 16 de febrero de 1977.

Por su gran aportación a la cultura nacional, y por considerarlo un mexicano excepcional, se decidió que sus restos fueran trasladados a la Rotonda de los Hombres ilustres –hoy renombrada Rotonda de las Personas Ilustres- en el panteón de Dolores, en la Ciudad de México.

Con información de JOSÉ RAÚL REYES/ NORMA L. DOMÍNGUEZ
GRUPO CANTÓN

tabascohoy.com

 

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia