Connect with us

Hola, que estas buscando?

Tabasco

Carlos Pellicer: Poemas que escribió sobre Tabasco

“Yo soy bien pobre cosa, mas Tabasco es mi vida”, escribió Pellicer, en uno de los tantos poemas donde menciona a la tierra que lo vio nacer.

TABASCO.- El poeta Carlos Pellicer falleció un 16 de febrero de 1977, hace 44 años. A pesar del tiempo, el legado de “El Poeta de América” trasciende.

Durante su vida, Pellicer escribió sobre el amor y otros temas, pero entre los poetas tabasqueños, quizá, es el que más ha descrito Tabasco. Sus poemas sobre la tierra que lo vio nacer, sobre las majestuosas ceibas y sobre el agua, lo convirtieron en un ícono de este estado.

Por ello, te dejamos fragmentos de algunos poemas sobre la naturaleza tabasqueña escritos por Pellicer:

“Cuatro cantos en mi tierra”

Tiempo de Tabasco; en hondo
suspiro te gozo así.
Contigo, cerca de mí
tiempo de morir escondo.

Arde en Tabasco la vida
de tal suerte, que la muerte
vive por morir hendida,
de un gran hachazo de vida
que da, sin querer, la suerte.

Puede consultar “Cuatro cantos en mi tierra” AQUÍ

“Esto soy”

Nací de olmecas y mayas, y gente española

de la montaña y el mar.

Por eso las cosas saben más de

mí que yo de ellas.

(…)

Soy mas agua que tierra

y más fuego que cielo.

Navega en mi sangre

lo más antiguo de México.

“Deseos”

Trópico, para qué me diste
las manos llenas de color.
Todo lo que yo toque
se llenará de sol.
En las tardes sutiles de otras tierras
pasaré con mis ruidos de vidrio tornasol.
Déjame un solo instante
dejar de ser grito y color.

Puede consultar “Deseos” AQUÍ

“Romance de Tilantongo”

Yo que de Tabasco vengo
con nudos de sangre maya,
donde el cacao molido
dio nuevo sentido al agua;
y se ve crecer la yerba
y de lo inmóvil la garza
vive su esbeltez, su ritmo,
sus invisibles batallas.

Puede consultar “Romance de Tilantongo” AQUÍ

Te puede interesar: Carlos Pellicer, el tabasqueño que escribió poesía desde los 12 años

“Discurso por las flores”

Cuando a un árbol le doy la rama de mi mano
siento la conexión y lo que se destila
en el alma cuando alguien está junto a un hermano.
Hace poco, en Tabasco, la gran ceiba de Atasta
me entregó cinco rumbos de su existencia. Izó
las más altas banderas que en su memoria vasta
el viento de los siglos inútilmente ajó.

Estar árbol a veces, es quedarse mirando
(sin dejar de crecer) el agua humanidad
y llenarse de pájaros para poder, cantando,
reflejar en las ondas quietud y soledad.

Puede consultar “Discurso por las flores” AQUÍ

“He olvidado mi nombre”

Amigos: mis palabras ya están de despedida.
Yo soy bien pobre cosa, mas Tabasco es mi vida.

(…)

Jaguar que está en Tabasco y estrena desnudez
y se queda mirando los trajes de la selva,
con una gran penumbra de pereza y desdén.
Por nacer en Tabasco cubro de cercanías
húmedas y vitales el olvido a mi nombre
y otra vez terrenal y nuevo paraíso
mi cuerpo bien herido toda mi sangre corre.

Puede consultar  “He olvidado mi nombre” AQUÍ

“Para la señora Lolita Rabelo de Rosado”

Abril, aquí en Tabasco, mi señora,
en rosa y amarillo se festeja.
Con calor y color la vida deja
su belleza inmortal en cada hora.
Con macuilís y guayacán se enflora
territorial el día que se aleja,
y en rosa y amarillo se despeja
la incógnita floral de nuestra flora.

Puede consultar “Para la señora Lolita Rabelo de Rosado” AQUÍ

Tabasco HOY

Te puede interesar

Advertisement