Conecta con nosotros
286 vistas -

Tabasco

Cárcel de 10 años a quien robe semillas o cosechas de productores en Tabasco

El robo clandestino de frutas, semillas, árboles y plantas pone en riesgo la productividad, el sostenimiento de las familias y el crecimiento del producto interno bruto del estado y del país.

Publicada

en

286 Visitas

Una pena de hasta 10 años y 700 días multa se aplicará a quién sea encontrado culpable del robo clandestino de frutas, semillas, árboles y plantas, quedó establecido en la reforma al Código Penal del Estado de Tabasco avalado el pleno del Congreso Local.

En la justificación de este dictamen, se señala que es de considerarse que, el robo clandestino de frutas, semillas, árboles y plantas pone en riesgo la productividad, el sostenimiento de las familias y el crecimiento del producto interno bruto del estado y del país.

“Junto al delito del abigeato, el robo de cosecha constituye una de las actividades ilícitas que más lacera el espíritu agricultor de nuestra sociedad, creando un mercado negro que indiscutiblemente genera decrecimiento económico, quiebra de empresas y pobreza en aquellos hombres y mujeres que se dedican a cultivar el campo tabasqueño”, se afirma.

Se agrega que, esta problemática ha contribuido a que nuestra entidad federativa no ocupe los primeros sitios en la producción agrícola a pesar de contar con tierras fecundadas por el vasto sistema hídrico que se expande por la extensa llanura.

“El robo clandestino u “hormiga” de cosechas es un fenómeno que aqueja a todos los productores y agrava la situación de pobreza en el campo, ampliando la brecha de desigualdad social en comparación con la ciudad toda vez que disminuyen los niveles de producción y en consecuencia las ganancias económicas se ven mermadas”.

De acuerdo a la reforma se aplicarán las penas establecidas en el artículo 175 del citado código que van desde tres meses de prisión hasta los 10 años, dependiendo de la gravedad del robo.
En la reforma se establece que se aplicaran esas sanciones “al que se apodere de frutos pendientes de árboles o plantas que le dieron origen, de la cosecha, productos agrícolas o semillas, sin consentimiento de quien legalmente pueda otorgarlo”.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia