web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina

Cantar no aumenta el riesgo de transmisión de covid-19

La Organización Mundial de la Salud determinó que existe una alta posibilidad de que la transmisión del covid-19 por aerosol incremente en espacios cerrados dedicados a actividades vocales.

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Bristol, cantar no produce una cantidad significativa de aerosoles que pudieran contribuir a la propagación del coronavirus. La investigación señala que lo que podría aumentar el riesgo es realmente el volumen, pero no sólo del canto, sino también del habla en sí. Y tampoco tiene nada que ver el género que se interprete, lo mismo puede ser rock o jazz, el ritmo no es factor.

Jonathan Reid, director del Centro para el Entrenamiento Doctoral en la Ciencia del Aerosol, declaró que “el estudio mostró que la transmisión de virus en pequeñas partículas de aerosol generadas cuando alguien canta o habla es igualmente posible, ya que ambas actividades generan una cantidad similar de partículas”.

Esta, sin duda, es una buena noticia para los amantes del canto, sobre todo en Reino Unido, ya que apenas la semana pasada las autoridades británicas había prohibido suspender toda actividad coral y actoral, ya fuera en forma profesional o amateur.

“Nuestra investigación generó una rigurosa base científica para las recomendaciones del COVID-19 para que las sedes operen de forma segura tanto para los intérpretes como para la audiencia, al garantizar que los espacios estén ventilados apropiadamente para reducir el riesgo de transmisión por vía aérea”.

La determinación tomada inicialmente por el gobierno se realizó en apego a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud quien determinó que existe una alta posibilidad de que la transmisión del covid-19 por aerosol incremente en espacios cerrados dedicados a actividades vocales.

En el estudio, que no ha sido publicado aún, se evaluó a 25 intérpretes mientras cantaban, hablaban, tosían y respiraban. Los resultados sentenciaron que había un aumento exponencial de 20 o 30 veces más al subir el volumen de las actividades.