Conecta con nosotros
1 views

Los rios

Cangrejo azul, manjar a punto de la extinción

Los pocos que quedan los comercializan hasta en 30 pesos la pieza; no hay ley que detenga su cacería.

Publicada

en

264 Visitas

CENTLA.- En esta temporada la es­pecie llega a las playas para deso­var en la zona de manglares, lo que aprovechan familias enteras para cazarlos y comercializarlos hasta en 30 pesos la pieza, un 300 por ciento más que el año pasado, mientras que las autoridades res­ponsables no hacen nada por apli­car una veda temporal para prote­ger la reproducción de la especie.

Ambientalistas han seña­lado que ni Profepa, Sagarpa, Conapesca o Inapesca se hacen responsables de algún programa para proteger al Cangrejo Azul.

De acuerdo a las familias que año con año se dedicaban a la cap­tura del Cangrejo Azul en la zona costera de San Pedro, Nuevo Cent­la y playa La Estrella, este año no se ha presentado la llamada “Co­rrida del Cangrejo Azul”, por lo que para poder capturalo tienen que internase en los manglares pa­ra buscarlos en las cuevas.

SE ENCARECE

Este ‘trabajo’ para encontrar al crustáceo ha provocado el incre­mento en el precio y aun así, por el solo gusto, la gente lo sigue comprando.

En años anteriores, este crus­táceo se cotizaba en 150 pesos el mazo de 10 piezas y muchas fami­lias argumentaba que estaba caro, pero ahora el precio se duplicó.

De acuerdo con pescadores de la zona, en años anteriores solici­taron a las autoridades que esta­blecieron una veda temporal, ya que precisamente es captura­do en esta temporada cuando el Cangrejo sale de los hue­cos donde habitan la mayor parte del año, ya que durante julio y agosto realizan su recorri­do rumbo al mar para desovar y es cuando son capturados, no permi­tiendo su libre reproducción.

Los resultados ya se están dando, pues a pesar que se han presentado los trugu­nadas con fuertes rayos, que es cuando salen los cangrejos, ahora las fami­lias se la pasan esperando a orillas de la carretera y el crustáceo nunca sale.

Ante ello tiene que ir a sacar­los de su madrigueras con palas y machetes, pero aun así no exis­te ninguna veda que imponga las autoridades de Pesca y su extin­ción es un hecho.

 

 

Tabasco Hoy

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia