Connect with us

Hola, que estas buscando?

julio 24, 2021

Columnistas

«Cangrejismo tabasqueño»

  • Le jalan la pata a Adán ante la idea de que sea aspirante presidencial
  •  No le reconocen gestorías y proyectos: tarifa 1F, distribuidor y obras

Las opiniones que leí el fin de semana, tras publicar el artículo titulado «Adán, aspirante presidencial del Sureste», me hicieron recordar aquella historia del turista que, al visitar el mercado de Frontera, observa a un pescador que vendía cangrejos, pero que con asombro constata que ninguno de ellos lograba salir de la cubeta abierta en la que los tenía cautivos.

El estadounidense con un dificultoso español explicó al vendedor que él era de la Florida y que en aquel estado existía una especie conocida como el «cangrejo rojo americano», que se distinguía por ser una variedad ruda invasora, «¡es el Rambo de los cangrejos!», apuntó. «Su tórax rojo es intimidatorio, aguanta sequías, es capaz de vivir en aguas salinas y dulces, se reproduce como la espuma y nadie, menos una cubeta, lo detiene.

El pescador local le contestó que a diferencia de ese peligroso rival rojo, el «cangrejo tabasqueño», aunque era un decápodo inteligente y rico al sabor, no representaba mayor problema, pues la única diferencia, casi imperceptible, estaba en la forma de subir.

«¿De subir?», preguntó intrigado el turista. «Sí —respondió el pescador—. Mire usted, a diferencia de especies endémicas de otros países, que cuando quieren escaparse, el de abajo se va subiendo entre los demás, mientras el resto lo apoya, formando una especie de escalera para que suba lo más rápido posible, porque saben que entre todos se escaparán más pronto. El «cangrejo tabasqueño», en cuanto empieza a subir uno para evadirse, inmediatamente los de abajo lo jalan de alguna de sus 10 patas y no lo dejan que se vaya. Así, esa cubeta no necesita tapa porque los «cangrejos tabasqueños» no pueden subir porque nunca se ayudan entre sí».

Aunque el cuento nunca ha sido literal —en el texto original ponen como contraste del mexicano al artrópodo japonés que en la vida real es llamado gigante por sus largos brazos de más 1.20 metros y hasta 30 kilogramos de peso, por lo que no cabría de ninguna manera en la famosa cubeta— sí funciona como como analogía del comportamiento humano, en especial el del tabasqueño que en cuanto observa que uno de sus miembros ha logrado el éxito o podría llegar a obtenerlo, intentarán minimizarlo, restarle importancia o criticarlo abiertamente, menoscabando sus habilidades.

Por resentimiento o envidia, miles de tabasqueños se sumaron en coro contra la propuesta que un servidor realizó en favor de que el gobernador Adán Augusto López Hernández fuera postulado como aspirante a la Presidencia de la República, usando entre otros argumentos, que los proyectos y bases de la 4T se encuentran fincados en la región. Aquí se construye un tren maya, un proyecto transísmico y una refinería que dará independencia energética.

También fui claro de que Tabasco necesita un representante dando la lucha en la carrera presidencial para evitar que el estado quede otros 100 años con proyectos varados. Alguien de nuestras tierras tropical y petroleras para evitar nuevamente el ostracismo.

Sin embargo las repuestas ordinarias a mi planteamiento alcanzaron para los dos: Un lector llamado Leónidas Contreras escribió: «Chayote con espinas?»; otro de nombre Germán Gómez, puso: «un paso más y avanza la IGNORANCIA»; Leo Martínez: «Jajaja se adelantaron para el día de los inocentes»; Ally Fuentes: «Le quedaría muy grande la silla»; Hildebrando Cadenas: «De verdad estas bien estúpido y solo leí 4 líneas jjjj bonitas estupideces»; José Francisco Méndez: «No deben enojarse por la irresponsabilidad del Sr Tapia, es solo una opinión muy enana».

En corto no fueron pocos los compañeros comunicadores que se atrevieron a criticarme con sorna por el atrevimiento de haber sugerido que Adán Augusto debe dar la pelea por el sureste, no como ambición personal sino como una responsabilidad. Tampoco faltó algún político que aseguró que Adán ya estaba más que pagado por AMLO con la gubernatura y que su liderazgo no daría para más.

Después de haber pasado por la Presidencia de la República personajes como Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón o Vicente Fox, ¿qué de mal le ven a Adán Augusto como aspirante a la Presidencia?

¿Qué porque no es carismático?

Que gobierne bien y con honestidad es suficiente.

 

«Nunca he pretendido que me tengas por superior, a condición de que no me tengas por inferior»

(Gonzalo Torrente Ballester)

 

lll

¿Qué causas llevaron a esta dura crítica contra un servidor y el gobernador Adán por destaparlo como presidenciable? Las razones que observo son varias, algunas muy obvias como aquellos que dicen: «Al que se pone en el escaparate le llueven los golpes».

No hay que perder de vista que el gobierno de Adán Augusto ha aterrizado —gracias al binomio con el federal— más obra pública de todo tipo de infraestructura que cualquier otro gobierno estatal en los últimos 30 años, sin embargo nada de eso le ha servido a López Hernández para obtener el reconocimiento de sus paisanos.

¿Acaso no se lo reconocerán porque cuanto traiga será considerado «poco» ante lo que la gente piensa que debe bajar con un Presidente tabasqueño?

Sin el afán de desestimar ni sobreestimarlo, algunos lectores informados consideran que la gubernatura es el premio de AMLO a su lealtad, y lo que le corresponde al tabasqueño es dedicarse a gobernar bien a Tabasco para que los paisanos no se le echen encima al Presidente. «A Adán le tocó cuidar la casa a Andrés Manuel, y eso es lo que tiene que hacer. Y le concedió una gran responsabilidad histórica: lo mandó a gobernar bien a su pueblo».

Yo pienso que detrás de ese resentimiento en redes sociales —además de la ayudadita de bots—, al gobernador le afecta la falta de comunicación, la gente desconoce realmente lo que se está haciendo; el solo hecho de echar a andar el tren de Estación Chontalpa a Dos Bocas es una trascendencia histórica para el estado, pero no ha sido capaz de promover esa gestión, igual que la potabilizadora de 1000 millones de pesos, la tarifa eléctrica 1F, los tres distribuidores viales y una lista larga de más recursos.

Sí, son dinero federal, pero si el estatal no presentara los proyectos, esos recursos nunca bajarían, hay un mérito ahí. Es como la carretera corta a Paraíso que tanto presumió Manuel Andrade cuando fue gobernador, se hizo con dinero federal que le dio Fox.

Otros negativos que lo afectan indirectamente fueron todas las pifias de Evaristo durante su trienio, y el gobernador se pasó de institucional reconociéndole logros y elogios inmerecidos. El costo de no haber pintado la raya también puede estar detrás del efecto cangrejo que ha afectado al gobernador.

En conclusión, me parece que Adán se sacrifica mediáticamente, pues al no ser un personaje carismático y no traer una estrategia de comunicación que lo ayude a informar, como sólo hace López Obrador, pierde la batalla de la popularidad.

Creo que Adán, si no da una sorpresa nacional, seguirá los tres años que le faltan al frente de su gobierno con un perfil discreto, y en el que su figura seguirá desgastándose hasta llegar al último año. No imagino a los tabasqueños concediéndole una salida airosa. Ese será el maleficio del sexto año y también la razón de no haber curvado el tiempo a su favor para abrir un futuro distinto.

 

TWITTER: @HECTORTAPIA_

@ELTABASQUENOMX

Escríbeme: [email protected]

 

tabascohoy.com

Te puede interesar

Advertisement