Síguenos

¿Qué estás buscando?

Ellos duermen a la intemperie donde les entra la noche.

Centro

Cala más la apatía que el fresco en la ciudad

Cientos de indigentes duermen a la intemperie, en la calle se la pasan sin comer, sin beber y actualmente con un terrible frío.

Marbella Toledo Hernández, es una de cientos de indigentes que deambulan por las calles de Villa­hermosa, durmiendo a la intempe­rie y sobreviviendo, porque la falta de amor y solidaridad con el pró­jimo, es cada vez mayor entre los ciudadanos, consideró el Pastor Salomón Bautista Hernández, de la Iglesia “El Buen Pastor de Atasta”.

Ha pasado tanto tiempo en la calle conviviendo con indigentes y teporochos que Marbella Toledo ha olvidado hasta la edad que tiene, pero ella asegura que el año próxi­mo va a cumplir 50 y tantos.

“La Navidad la pasamos en la calle, sin comer y sin beber y con un frío terrible, porque no tene­mos ni con qué taparnos, para no­sotros no hay Navidad, la pasamos durmiendo en la calle, nadie me ha dado nada, la gente pasa y al con­trario me insultan, te dicen de to­do porque piensan que estamos haciendo maldad, pero nosotros no andamos robando, mejor aquí pedimos que nos regalen un boca­dito, una moneda”, refirió mien­tras secaba sus ojos.

A decir de Marbella, a su edad es muy difícil conseguir trabajo, por lo que se ha dedicado los úl­timos 10 años a trabajar de lo que caiga, muchas veces de franele­ra en la zona del Mercado Pino Suárez, aunque es poco lo que ga­na y sólo le alcanza para echarse un taco y su ´traguito’, aunque tie­ne que dormir en la calle.

El Pastor Salomón Bautista, de la Iglesia “El Buen Pastor de Atas­ta”, señaló que hay veces que la personas se centran tanto en ellos mismos que se olvidan de los de­más y buscamos tener todo para nosotros y a veces por encima de los demás, lo que revela también una falta de amor al prójimo.

Te puede interesar

Advertisement