Connect with us

Hola, que estas buscando?

Carlos «N» nunca pensó que la Policía Cibernetica estaba tras él y ahora deberá por el delito.

Seguridad

Cae profe distribuidor de pornografía infantil

Carlos «N» daba clases en un centro educativo de la ciudad, pero se dedicaba a la venta de material sexual que contenía infantes. Lo encierran en El Amate.

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chiapas.- Nadie en el centro escolar habría imaginado que Carlos «N», después de dar sus clases, se dedicaba a producir material pornográfico en su casa y a distribuirlo por algunas páginas web, previo pago de un depósito bancario.

El maestro era entregado en sus clases, además se llevaba bien con sus alumnos hasta el punto de que muchos de ellos se acercaban a él para platicar sus inquietudes y dudas, pues lo consideraban una persona sincera.

Ayudaba también a ese acercamiento que el profe no pasaba de los 31 años, y parecía ser sólo un poco más grande que sus demás alumnos.

Sin embargo, al salir de la escuela, Carlos «N», como el personaje que se vuelve una cucaracha en cierta novela checa, él también se transformaba en un ser abominable.

COMERCIALIZABA PORNOGRAFÍA     

Después de preparar su comida y descansar, pasaba el resto de las horas pegado a su computadora: había descubierto en la red otra manera de vivir su vida solitaria.

De la adicción al material pornográfico que le ofrecía el Infinitum internet, el respetado maestro no tardó ser dominado a fondo por su lado oscuro.

No vio mal crear una cuenta en distintas redes sociales con una identidad obviamente ficticia, y entablar contacto con personas igual de adictas que él a la pornografía. Sus nuevas amistades le enviaban fotos de cuerpos desnudos, los suyos y los de otros, e incluso videos con contenido íntimo.

Así, comenzó a coleccionar material pornográfico que guardaba celosamente en el disco duro de su computadora. Si Carlos «N» creyó que había tocado fondo, estaba equivocado: su adicción lo llevaría en breve tiempo a borrar los límites que la conciencia impone a la cordura. Eso sería su perdición.

LO INTERNAN EN EL AMATE

El cerebro es engañoso y adictivo. Las imágenes de personas adultas sosteniendo sexo ya no le bastaron al profe. Aun sabiendo que estaba penado por la ley, comenzó a recibir y coleccionar material pornográfico con infantes.

Pronto descubrió una red de personas que a través de internet adquirían este tipo de contenidos. Fue así como empezó a vender por internet el material que él mismo recibía de otros sitios.

Para no dejar rastro de las transacciones por la red, Carlos «N» adquirió varios celulares y así cerraba el trato con sus clientes.

Lo que no imaginó el hombre originario de Comitán es que la policía cibernética en coordinación con la Fiscalía Contra la Trata de Personas, le seguía la pista desde hacía un buen tiempo.

La investigación fue acumulando pruebas que lo culpaban: imágenes pornográficas de niños que él distribuía a adultos, así como las llamadas que hacía y los depósitos que recibía. Evidencias que llevaron a un Juez de Control a emitir una orden de cateo en un inmueble de la colonia Belén.

Los agentes ministeriales subieron como evidencia el equipo de cómputo, cuatro celulares, una docena de USB, una consola Xbox y un DVD, así como una cámara digital. El profe espera en El Amate la condena que recibirá por el delito de trata de personas en su modalidad de explotación sexual a través de la difusión de pornografía infantil.

 

Te puede interesar

Advertisement