Connect with us

Hola, que estas buscando?

agosto 3, 2021

Cae otra vez 'El Zorro'; machetea a peluquero.

Cunduacán

Cae otra vez ‘El Zorro’; machetea a peluquero

Nehemías Olán un mes antes intentó robar en una parcela. Fue echado a tiros. Ya no lo aguantaban en ‘La Piedra’, tercera sección.

CUNDUACÁN.- Cuando el recluso Nehemías Olán, conocido en el Ejido Morelos, ranchería la Piedra Tercera Sección, con el mote de el Zorro, puso un pie fuera de la cárcel, en su cabeza pasó la idea de poder cambiar, de portarse bien. «¡Ni madres que vuelvo aquí», repitió para sus demonios internos.

No había cambiado mucho su hogar desde que se ausentó, pero el Zorro se sintió renovado por estar ya en casa. «Esto es la vida», se recalcó acostumbrado a hablar consigo mismo desde que cayó en el bote.

Apenas lo vieron sus vecinos comenzaron las habladurías: habría que cerrar con candado las puertas y ventanas, desatar al perro flaco en las madrugadas y cuidar a las gallinas y pavitos.

Todos desconfiaban de Nehemías, menos sus demonios, que no dejaron de crecer ni cuando estaba en la cárcel, menos susurrarle a la oreja que para lo único que era bueno, para lo que había venido a este mundo era para joderse a los demás, por algo le apodaban el Zorro.

ERA CONOCIDO POR ROBAR

Si algo requiere astucia es el robo. No hay que hacer el menor ruido hsta casi poder oír los latidos agitados del malvado corazón.

Eso lo sabía muy bien Nehemías, pero el alcohol que le dio la villanía para robar, le quitó la cautela. Así el ex convicto no tardó en volver a las andadas, olvidar su juramento y hurtar a cualquier hora del día.

Un día en que las ganancias merman y al Zorro no le queda más remedio que volver al campo, donde las mazorcas de cacao alcanzan ya sus tonalidades amarillas.

En un viejo costal va metiendo a toda prisa los frutos ajenos sin darse cuenta de que el dueño de la parcela está a unos metros apuntándole a la espalda.

Apenas pasó la primer bala rozándole la oreja, Nehemías tiró el costal asustado y salió huyendo de la parcela.

SE MACHETEA CON VECINO

Para curarse el susto y la cruda, el domingo el Zorro entra a uno de los muchos clandestinos que hay en la Piedra. Al calor de las copas, se pone pesado.

No para de parlotear, como si el trago le hubiera desenroscado la lengua y el resentimiento.

Cuando ya nadie le pone atención, se da cuenta y revienta. La mala suerte quizo que en ese preciso momento pasara junto a su mesa don Carmen, un conocido peluquero.

Nehemías lo insulta sin motivo alguno. El cortapelo le responde sin miedo. Se hacen de palabras. El Zorro es briago, pero no tonto: Mide a su contrincante en un santiamén, la lucha cuerpo a cuerpo la tiene perdida. No lo piensa más, mejor saca de entre sus ropas un machete.

El duelo dura lo suficiente para que los dos bolos se hagan heridas. El peluquero tiene sus brazos sangrantes y una cortada en abdomen.

El Zorro nada más tiene lastimadas sus rodillas, pero está bañado en la sangre de su contrincante, finalmente la ambulancia se lleva a los dos heridos.

FRANCISCO TRIANO
GRUPO CANTÓN

tabascohoy.com

Te puede interesar

Advertisement