Conecta con nosotros
674 vistas -

Tabasco

Cae la duda… Libera SCJN a inocentes

Revelan Ministros el ‘cochinero’ en impartición de justicia durante el mandato de Arturo Núñez en caso ‘Duda Razonable’.

Publicada

en

Crueldad, arbitrariedad, atrocidades, transgresiones a la ley y violaciones graves a sus derechos humanos sufrieron desde su detención hasta su condena Héctor, Juan Luis y Gonzalo, los protagonistas del caso ‘Duda Razonable’, determinaron ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) quienes por unanimidad al otorgarles un amparo liso y llano, ordenaron su inmediata liberación y además declararon que sin duda estas tres personas son inocentes.

Después de siete años y medio los 11 ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de forma unánime revelaron el ‘ cochinero’ en la impartición de justicia del gobierno de Arturo Núñez al considerar que las pruebas que presentó la Fiscalía General de Tabasco fueron insuficientes para condenarlos a 50 años de prisión por tentativa de secuestro.

Al respecto, el ministro presidente de la Corte, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea planteó que los tres tabasqueños no solo deben quedar en libertad, sino exonerados de los cargos sin antecedentes penales, pues criticó la intención del Estado de fabricar culpables.

“No se debe hacer pagar por un delito que es evidente no cometieron, este tribunal no se conforma con invalidar la pena, sino que se les quite la acusación, se busca dejar sin efecto sentencias de la primera y segunda instancia y se les condena su libertad inmediata”, sentenció Zaldívar

De esta manera la Corte, dejó sin efectos las sentencias y las acusaciones hechas en el 2015 por la Fiscalía General del Estado (FGE) que encabezaba en ese entonces Fernando Valenzuela Pernas y el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Tabasco, cuyo Magistrado era Jorge Priego, quienes los encontraron culpables de la privación de la libertad de una mujer.

Día de júbilo, ¡sí se pudo! vencen injustia

Fervientemente familiares, amigos, conocidos, desconocidos y presentes celebraron que Héctor, Gonzalo así como Juan abandonaran el reclusorio de Macuspana tras la orden de libertad que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) emitió y con ello dejar la sucia e infernal prisión.

“¡Si se pudo!, si se pudo”, retumbaba al frente del penal donde estos tres tabasqueños permanecieron siete años y medio. Después de 50 minutos, todo se paralizó, las acciones se veían en cámara lenta y fue Héctor el primero en decirle adiós a las celdas, le siguió Gonzalo y por último Juan.

Héctor después de abrazarse con sus abogados, corrió hasta donde se encontraba su mamá y las lágrimas de felicidad inundaron su corazón.

“Es una felicidad tremenda volver abrazar a mi mamá, no había razón de estar allá adentro,”, dijo entre lágrimas y un abrazo.

Marbella lo lleno de besos, la promesa de romper el ayuno al que se sometió se cumplió en cuanto vio a su retoño dejar la esclavitud.

Mientras que Mayra, su esposa, con un beso recibió a su compañero de vida, sellando el recuerdo dulce con un abrazo y sus dos hijos.

La familia de Héctor en un abrazo que disipó el dolor de verlo en libertad tras siete años.

Familiares rompieron en llanto y felicidad afuera del penal.

La hija de Juan no cabía del beneplácito, frente al reclusorio lo esperó y en cuanto su padre tocó tierra libre no lo soltó, sus ojos brillaron, sus abuelos no dejaban de sonreír.

“Ya estás aquí papito, ahora si ya estás afuera, te queremos mucho”, le decía su mamá.

De repente, Gonzalo acaparó la atención, el llanto de emoción se escuchaban a metros de distancia, la sonrisa irradiaba paz, esa que le dejó volver con los suyos.

“Es una alegría enorme de estar de este lado, se sufre mucho ahí adentro y ver a toda mi familia aquí me llena de emoción, porque no podía estar con ellos”, quebró en llanto.

En el rostro de su padre se reflejaba el orgullo de saber que su hijo es inocente, cumplió años el pasado lunes cinco de diciembre, su regalo tardó, pero valió la pena.

Los abogados, primos, amigos, absolutamente todos se tomaban fotos con los protagonistas de esta Duda Razonable, que después de tanto tiempo logró esclarecerse.

“Nadie merece más violaciones que padecimos, hoy es día de fiesta, porque ¡si se pudo”.

LEOBARDO PÉREZ MARÍN | EDUARDO I. RODRÍGUEZ
GRUPO CANTÓN

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia