Conecta con nosotros

Cuarto Poder

Caballada paraiseña

Publicada

en

293 Visitas

En Paraíso, el único municipio donde gobierna el PRD, camina sólido el ing. Isidro Alejandro Almeida, un gestor social que durante años se la ha pasado ayudando al pueblo; si la condición de género le es favorable no hay otro. Pero si es mujer, capaz y la Alcaldesa Anita Castellanos se anima de nuevo.

MORENISTAS CON TODO. Ahí mismo en Paraíso en Morena la caballada está más gorda, pues Beatriz Milland no quita el dedo del renglón, pero hay varios tiradores como Ángel Ocaña,Gerardo Corona y hasta el mismo Alfonso Baca que se fue por el partido Fuerza México, quedando en tercer lugar, hace intentos por regresar a esas filas. Falta que lo dejen.

ROSALINDA CON NOTARIOS. La Administradora Gral. de la Auditoría Fiscal federal del Servicio de Administración Tributaria “SAT”, Rosalinda López Hernández asistió como invitada especial a la CXXIV Jornada Nal. del Notariado Mexicano, quien suena como aspirante a la gubernatura.

NOTARIO HISTORIA. Jorge A. Pérez Alonso, primero por haberle tumbado notarías al exgobernador Manuel Andrade y segundo por el logro conseguido con la CXXIV Jornada Nacional del Notariado Mexicano, en la que estuvieron Adán Augusto, Olga Sánchez Cordero y Guillermo Escamilla Narváez Presidente del Colegio Nacional del Notariado Mexicano.

NOTARIOS CLIMATIZADOS. ¿Sabe usted quiénes son? Les hace mal el sol. Es un cuarteto y no son los Beatles.

INFLACIÓN FUERA DE CONTROL. Cada día está más cara la vida, Villahermosa es la 2° más costosa del país, hay un alza desmedida en gasolina, artículos en las abarroteras y supers sin que ninguna autoridad intervenga. Profeco brilla por su ausencia.

EN MC NO HAY POBREZA. La Alcaldesa de Moroleón, Guanajuato, Alma Denisse Sánchez tiene un auto Lamborghini para su uso de 350 mil dólares equivalente a 7 MDP, pero en el municipio no hay obras ni dinero. La vanidad impera siempre en los políticos.

TIEMPO Y DESTIEMPO. Recordar es vivir en estos sagrados tiempos, no dejamos de jugar porque nos hayamos hecho viejos, nos hacemos viejos porque hemos dejado de jugar.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia