Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Buenos ladridos

Más fiel que la Perra Brava -al fin y al cabo, perra de siete chiches-, Willy (N) Osorio defiende el hueso con su maltrecho propio honor y “para no manchar más” -guau- a la UJAT se ha exhibido como mediador en la lucha de lodo en que está metida la “doc” Egla, su heredera en Educación.

Parece asunto de brujería, de la cosa mala, de traición a los “mancha olmecas” -secta codiciosa en la que Willy y Roger Éboli han juramentado y se mantienen en franca adoración del becerro de oro- en estos tiempos del cólera en que a base de citas bíblicas pueden librarse hasta de los pactos santeros. Veamos:

Santiguándose y recurriendo al mantra “detente enemigo que el corazón de Jesús está conmigo”, la PB piensa que la Cuatroté se librará de santeros y falsos religiosos, pues acaba de ver que ni la llamada santa muerte ayudó a doña Márgara, que de directora de administración del fallido Concejo Municipal de Jalapa buscó saltar a dirigir Derechos Humanos.

Sin la mala influencia de Bety la Bonita -que ahora anda vendiendo su alma por mantenerse en el Paraíso adánico-, en el Congreso local eligieron al doctor Pepe Toño (iche) Morales Notario como nuevo titular de Derechos Humanos.

Licenciado en Derecho, maestro en Administración de Justicia y doctor en Derecho, don José Antonio es otra buena decisión, como la del fiscal general del Estado, Nicolás Bautista Ovando, de los Ovando que no merecen el apando.

Claro que el caso de la UJAT está grave. Y hasta los Palmer pueden deslindarse del negocio como ya lo hicieron con servidores de esa secta utilizada como un comercio. Y es que está difícil salvar a este Willy que no quiere que el lodo de la corrupción manche su rectoría. Pero quien lo manda a andar metiéndose a defensor de la “doctora”Egla, que hizo aflorar lo más sucio: se puede cambiar calificaciones y hasta reprobar alumnos después de ser calificados por los maestros universitarios.

El fango está salpicando lejos, muy lejos, según los ladridos de la PB, que está orgullosa de algunos funcionarios juchimanes, como los nuevos de Derechos Humanos y la Fiscalía.

Te puede interesar

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Advertisement