Conecta con nosotros
147 vistas -

Astillero

Blinken y el Grito energético

Publicada

en

 

  • Viaje previo a discurso de AMLO ● México decreta LitioMx ● Monreal acelera su deslinde

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, vendrá en visita de trabajo a México pocos días antes de que el presidente Andrés Manuel López Obrador defina, en una concentración masiva y en el contexto de las celebraciones de la Independencia Nacional, la postura nacionalista de su gobierno ante reclamos de Estados Unidos y Canadá en materia de energéticos y con el Tratado de Libre Comercio como delicado y litigable telón de fondo.

La visita de Blinken podría suceder el 11 o el 12 de septiembre próximo, según anunció ayer el canciller mexicano Marcelo Ebrard, quien hizo explicables esfuerzos declarativos para tratar de quitarle filo al viaje del diplomático estadounidense. Según el Secretario de Relaciones Exteriores, su homólogo “está invitado al Diálogo Económico de Alto Nivel” ¡precisamente unos días antes del discurso de AMLO en la Plaza de la Constitución el 16 de septiembre! y se hablará de varios temas, ejem, incluyendo el energético y sus consecuencias en cuanto al T-MEC.

El propio presidente López Obrador ha desestimado las versiones de que México podría dejar dicho tratado comercial, pero ha alimentado una gran expectativa respecto a la respuesta que dará a Estados Unidos el día del desfile cívico-militar, posterior a la noche del Grito de Independencia. Al menos en términos retóricos se vaticina una contestación muy nacionalista.

En términos legales, por lo pronto, ayer se publicó en el Diario Oficial de la Federación el decreto presidencial que crea el organismo público descentralizado “Litio para México”, cuyo acrónimo para uso generalizado es “LitioMx” (https://bit.ly/3wmIGer ). El consejo de administración será presidido por quien ocupe la Secretaría de Energía (actualmente, Rocío Nahle, quien espera ser candidata al gobierno de Veracruz).

El decreto presidencial avanza en la protección estratégica del litio, entre limitaciones legales, vigentes concesiones a extranjeros y una voracidad de Estados Unidos respecto a ese mineral “del futuro”. López Obrador ha dado pasos importantes en la defensa del interés nacional y, al menos en este terreno, la publicación del decreto enfrentará a intereses externos ante un hecho legal consumado.

El canciller Ebrard no pudo especificar si habrá reunión de Blinken y su comitiva comercial con el presidente López Obrador. Es de suponerse que el tabasqueño estará concentrado en la redacción de su discurso del 16 y en la calibración de las circunstancias internas y externas del caso.

Ricardo Monreal no parece deseoso de ahorrarle argumentos a quienes lo ven inequívocamente en una ruta de salida de Morena y, en general, del movimiento obradorista. Ayer participó en la presentación de un libro de crítica al presidente de la República, invitado por la senadora panista Kenia López Rabadán (una de las principales voces adversas al político nacido en Tepetitán), con la participación de Joaquín López-Dóriga, un ejemplo relevante del tipo de periodismo que se repele en Palacio Nacional.

El libro en mención, “El imperio de los otros datos”, fue escrito por Luis Estrada Straffon, quien fue director de comunicación social de la Secretaría de Gobernación con Fernando Gómez Mont, durante el lapso calderonista. En el texto y durante la presentación se reprobaron las prácticas de la conferencia mañanera de prensa del presidente López Obrador.

La ronda monrealista alejada de posturas de la 4T incluyó una serie de consideraciones positivas hacia Jesús Murillo Karam, aprehendido bajo acusación de haber sido el responsable de la fabricación de la “verdad histórica”: “tengo una opinión positiva de él, como jurista y como abogado. Es un hombre serio y deseo que pueda aclararse todo”. Además, el zacatecano señaló que “México no merece una justicia selectiva, México no merece una justicia de guillotina”. ¡Hasta mañana!

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia