Conecta con nosotros

El Tabasqueño

Batalla por mini gubernaturas

Publicada

en

8092 Visitas

Por Héctor Tapia

• En 2022 seis serán de dos años y dos de un año en 2023

• Alianza opositora saca de la jugada a sus gobernadores

 

Luego de la triste llegada de Felipe Calderón Hinojosa a la Presidencia de la República, después de la elección de 2006, de forma por demás veloz, se implementó una reforma electoral, la cual se dio a conocer el 30 de agosto de 2007 y dos semanas después, el 14 de septiembre, ya había sido aprobada por el Senado y la Cámara de Diputados.

Resabios de esa reforma, que entre muchas otras cosas prohibió la contratación de espacios publicitarios en medios, como una manera de lavarle la cara al viejo sistema [la mafia del poder] que operó una desmesurada guerra sucia que acuñó el clásico «AMLO es un peligro para México», dejó también una homologación electoral que estaría culminando el próximo año cuando se elijan las dos últimas «gubernaturas interinas» por llamarlas de alguna forma, cuyo ejercicio durará únicamente un año.

La decisión de homologar los calendarios electorales buscó evitar que hayan elecciones de forma dispersa por todo el país, lo que a decir de los argumentos, «motivaban una contienda permanente entre los partidos», por lo que estos últimos ajustes que presenciaremos en los comicios de 2022 y 2023 deben ayudar a propiciar «un clima de mayor entendimiento de las fuerzas políticas», además de provocar un acercamiento ciudadano a las urnas al realizarse únicamente una jornada electoral cada tres años, sumando dos cada seis años.

Quince años lleva transitando esta reforma electoral y su homologación, ¿habrán resultados favorables? ¿Realmente han disminuido en este tiempo los costos de las elecciones? Quizá el igualamiento de las elecciones sea de lo poco rescatable de este largo ajuste.

• • •

Fue en el 2010 cuando se puso a prueba la efectividad de la homologación ordenada por el Poder Legislativo, 14 estados tuvieron por primera vez elecciones el 4 de julio (primer domingo del mes) y sólo Yucatán lo hizo en fecha distinta, un 16 de mayo.

Esta homologación electoral ha venido moviendo las fechas de mandatos en diferentes estados, por ejemplo Puebla y Veracruz eligieron en 2016 a José Antonio Gali Fayad y a Miguel Ángel Yunes, respectivamente, como gobernadores por dos años, para tener elecciones en 2018 concurrentes con las presidenciales, donde resultó electo el morenista Cuitláhuac García Jiménez.

Es importante aclarar que las seis gubernaturas de este año y las dos de 2023 volverán a ser de seis años en 2024, cuando se integrará un paquete de 17 gubernaturas (incluida la jefatura de gobierno de CDMX), el cual se complementará con el grupo de 15 elecciones gubernamentales que se realizaron a medio sexenio en 2021, haciendo un total de 31 poderes ejecutivos estatales.

Por lo tanto la batalla que darán este año y el próximo los partidos políticos será por ocho mini gubernaturas de interinato o de ajuste, para que finalmente el nuevo calendario electoral del país haga coincidir el mismo día, mes y año la elección de presidentes municipales, alcaldes capitalinos, y diputados locales —coincidiendo con los comicios federales— cada tres años. De acuerdo con la nueva calendarización, los comicios del 2024 se realizarían de la siguiente manera:

  • DOMINGO 2 DE JUNIO DE 2024: • 1 Presidente; • 17 gubernaturas; • 128 senadores; • 500 diputados federales; • 2,470 presidencias municipales, • 16 alcaldías (CDMX) y • 17 Congresos locales.
  • DOMINGO 6 DE JUNIO DE 2027 (de medio sexenio): • 15 gubernaturas; • 500 diputados federales; • 2,470 presidencias municipales, • 16 alcaldías (CDMX) y • 17 Congresos locales.

• • •

El próximo 5 de junio 15 millones 910 mil 874 habitantes de seis estados acudirán a las urnas a elegir autoridades: Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas. En Durango además se renovarán 39 presidencias municipales y en Quintana Roo el Congreso local que tiene 25 diputaciones (15 de mayoría relativa y 10 de representación proporcional).

En Aguascalientes, con Martín Orozco, y Tamaulipas, con Francisco García Cabeza de Vaca, gobierna el PAN; en Durango, con José Rosas Aispuro, y Quintana Roo, con Carlos Joaquín González, el PAN-PRD; en Oaxaca, con Alejandro Murat, e Hidalgo, con Omar Fayad, el PRI.

La alianza Va por México integrada por PAN, PRI y PRD va en coalición en cuatro gubernaturas, en el caso de Durango, han optado por elegir una candidatura cruzada para sacar al gobernador del juego por su supuesta —¿o real?— inclinación a AMLO.

Es así que en Durango, gobernado por el PAN, la alianza Va por Durango se inclinó por el priista Esteban Villegas Villarreal a fin de hacer a un lado a Rosas Aispuro, aunque esta decisión ha generado división entre el panismo duranguense que no mira con buenos ojos la decisión.

A Omar Fayad también lo dejaron fuera de cualquier posibilidad de poner candidato, ahí la alianza Va por Hidalgo decidió que fuera la Comisión Organizadora Estatal Electoral del PAN quien realizara el procedimiento de selección y curiosamente salió triunfadora la diputada federal priista Carolina Viggiano, actual secretaria general del CEN del PRI y esposa de Rubén Moreira, ex gobernador de Coahuila.

En el caso de Aguascalientes, ahí irán con una panista, Tere Jiménez (diputada federal y ex alcaldesa de Aguascalientes 2018-2021) que no parece tener problemas; en Tamaulipas va César «Truko» Verástegui Ostos, secretario de Gobierno de Cabeza de Vaca y quien buscará cuidarle el apellido al panista.

Finalmente quedan Quintana Roo y Oaxaca, en el primer estado el PRI quedó fuera de la alianza al elegir como candidata a Leslie Hendricks Rubio, hija del ex gobernador Joaquín Hendricks Díaz, mientras que en el PAN-PRD, el gobernador Carlos Joaquín González logró imponer a la ex PVEM Laura Fernández, lo que ha despertado dudas de si el gobernador ha retirado su apoyo a Mara Lezama de Morena o si se trata de alguna estrategia política aún no develada.

Oaxaca es el estado más desdibujado para la oposición, en esta entidad no habrá alianza Va por México, el PRI ha postulado a Alejandro Avilés como su precandidato, el PRD no se sumará al PAN, ni se sabe si postulará candidato, y el blanquiazul tiene tres precandidatos registrados: la diputada local, Natividad Díaz Jiménez; el ex presidente municipal de Salina Cruz, Gerardo García Henestrosa y el abogado Carlos Alberto Moreno Alcántara, sin decidirse aún.

Aunque la alianza opositora ha logrado elegir buenos candidatos en los seis estados, el panorama no se ve fácil, pues con el triunfo de Andrés Manuel López Obrador en la Presidencia de la República, la correlación de fuerzas se ha movido desde la anterior elección en 2016. Hoy el país se encuentra ante un partido Morena que en nueve años [2014] pasó de no representar mucho en sus primeros comicios a llevarse 11 de las 15 gubernaturas en disputa en el 2021.

El mapa político está totalmente cambiado. Hoy desde la dirigencia de Morena se grita: «Vamos por seis de las seis», mientras un desanimado Marko Cortés alcanzó a dar una desafortunada declaración reconociendo dudas de sus triunfos. Si acaso Aguascalientes, ve el panista, que puedan salvar.

¿Triunfo o derrota? Va por México se juega su futuro, sin duda.

 

«El éxito no es la victoria, sino todo lo que has peleado por ganar»

RAFAEL NADAL

 

En Twitter: @Hecto rTapia_

En Facebook: Eltabas quenoMx

Escríbeme: [email protected]

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia