Connect with us

Hola, que estas buscando?

Seguridad

Balean a niño en robo a abarrotera

Un infante de ocho a diez años de edad fue herido por dos proyectiles que alcanzaron su abdomen y brazo.

BENITO JUÁREZ, Quintana Roo.— Vestido con su playerita verde y un shorcito color guinda fue bajado sobre una camilla por paramédicos de la ambulancia Jet Medical a la entrada de la sala de emergencias del Hospital General Doctor Jesús Kumate Rodríguez.

El niño, de aproximadamente ocho a diez años de edad, únicamente conocía las armas de fuego por las películas de televisión y por los juguetes que le trajeron los Reyes Magos y con los que jugaba con sus vecinos en el fraccionamiento Villas Otoch, región 259, antes de la pandemia

Pero la tarde del lunes 18 de enero, su humanidad ha sentido lo que es que un proyectil penetre en tu cuerpo. Todo fue tan rápido que no se dio bien cuenta. Apenas si sintió como un piquete en la piel, como cuando se ha quemado las llemas de los dedos por mantener prendido un cerrillo.

Lo que sí resonó en sus orejas fue el accionar del gatillo sobre el acero, le pareció un estallido diferente al de los tronadores de diciembre. Un estruendo sordo y seco que le dejó vibrando el tímpano durante mucho tiempo. Cuando volvió en sí, ya lo estaban subiendo a la ambulancia y le preguntaban cómo se sentía. Su propio sudor le provocó escalofrío.

Tantas veces volteando a ver desde la calle las ambulancias que pasaban temerariamente entre los coches, y ahora él iba en una.

ESTABA COMPRANDO EN EL LUGAR DEL ASALTO

El hombre que está detrás del mostrador atiende en el reducido espacio a un cliente que le pagan con un billete verde, mientras señala con el brazo libre al fondo para mostrarle a otro dónde están los refrescos.

El niño de aproximadamente entre ocho y diez año vive al lado de la abarrotería, en la avenida 20 de Noviembre, manzana 107, a donde ha entrado para comprar también un refresco. Ya pasan de las tres de la tarde y en su casa apenas van a comer. Él también tiene hambre y se apura a hacer el mandado.

Mientras saca del refri la bebida ve de reojo a un grupo de sujetos que no escatiman en hacer ruido para llamar la atención al cruzar la entrada.

Aquí las versiones preliminares de algunos vecinos se dividen. Unos dicen que esa bola de individuos entró directamente a apuntar al marchante detrás del mostrador. Otros aseguran que la pandilla exigió al abarrotero el dinero del día.

Como aquel se negó a abrir la caja, uno de los malévolos sacó una pistola de entre sus ropas y apuntó al comerciante. El pobre hombre salió del mostrador hacia otra puerta de salida, exactamente por donde estaba el niño sacando su refresco.

Uno de los disparos hirió al infante, que se quedó paralizado, apenas si se dobló un poco al sentir la bala.

Según los reportes extraoficiales, el niño de aproximadamente entre ocho y diez años, presentaba heridas de bala en su cuerpo, una en el abdomen, y otra en el brazo.

La Fiscalía General del Estado de Quintana Roo fue notifica y de inmediato abrió una carpeta de investigación para dar con los responsables de la agresión. Hasta el momento no hay detenidos. Y el estado de salud del niño era delicado.

Te puede interesar

Advertisement