Connect with us

Hola, que estas buscando?

Seguridad

Balean a curandero por venganza

Una bala rozó la aorta, por lo que no alcanzó a llegar al nosocomio. Murió desangrado. No hay detenidos.

REFORMA, Chiapas.— A don Héctor Joaquín en otros tiempos lo llegaban a visitar desde temprano a la colonia Nueva Esperanza gente de otros sectores, lo mismo que de la región y hasta de otros estados, porque era bueno como curandero. O eso decían las señoras que se encontraban por las calles.

Afuera de su hogar esperaba la gente a ser atendida bajo la sombra de un árbol, venían señoras con sus chamaquitos todos flacos y con el ombligo saltado a que los curaran de espanto, mujeres en edad madura preocupadas porque el marido ya no las miraba como antes y hasta gente con tacuche y lentes oscuros deseosa de amarrar el éxito alcanzado.

El octogenario hombre tenía su cuarto atiborrado montones de cosas, la mayoría de ellas viejas e inservibles, que los visitantes al entrar se sorprendían de ver, por el poco espacio que había para moverse entre ese caos. Al lado de una vieja lavadora descansaba un diablito oxidado, y junto a éste, un carrito de aluminio con un montón de botellas vacías y polvosas.

Unos entendían esta situación como una excentricidad más del sabio curandero, que siempre comenzaba sus limpias y ensalmos tomando la cabeza de sus enfermos y elevando una oración a los cielos que casi no se podía entender, porque don Héctor Joaquín resoplaba por su sobrepeso, aunque él lo atribuía al calor. «No es poder mío, sino de Dios este don», acotaba con sinceridad, como si alguien le hubiera pedido una explicación.

En toda su vida, el curandero había sido en otros viejos tiempos un poquito de todo, obrero, jugador de juegos de azar, desempleado, comerciantes, aficionado al futbol, había elegido al final de sus días dedicarse a lo que él consideraba «un deber sagrado, un llamado voluntario» para sanar a la gente.

«Los males nacen de un corazón enfermo, codicioso, egoísta, rencoroso, inseguro», recetaba a sus visitas al despedirlos, animándolos a ser menos severos y tratarse mejor.

Lo que nunca pasó por la cabeza del anciano curandero es que un día, la vida le cobrará el mal que había hecho según el victimario, pues a decir de la persona que le cegara la vida, lo hizo como venganza porque cinco años atrás, esta persona había abusado de él, cuando tenía 14 años, por lo que no lo pensó dos veces y la mañana del jueves 7 de enero, a las puertas de su caótico cuarto llegó para asesinarlo.

BALA PROVOCA HEMORRAGIA

Un par de asaltantes pusieron en la mira de su botín al curandero don Héctor. Tras pensarlo durante días, evaluaron la situación. El hombre ya estaba grande, y no podría defenderse. Quien lo cuidaba, un hombre de mediana edad, no estaba todo el día con él. Así que sería fácil encañonarlo y robarle sus ahorros.

Los desalmados ladrones creían que todos los cachivaches que acumulaba el curandero en su casa y daban una apariencia de ruina, era, un despiste para encubrir lo ganado durante todos estos años por curar a la gente.

De acuerdo a los primeros reportes policiacos, el joven que cuida al anciano escuchó varias detonaciones al frente de la casa, y al aproximarse a ver, encontró a don Héctor doblado en una silla. Sin perder tiempo, como pudieron sus dedos todos temblorosos, marcó al 911 para pedir una ambulancia. Y luego trató de contener la hemorragia que sufría el curandero a la altura de su pecho.

No sabe cuántas veces pidió a su apreciado compañero aguantara porque no tardarían en llegar los paramédicos, quien al arribar al lugar, subieron de inmediato al herido a una camilla para trasladarlo a un nosocomio.

De acuerdo al reporte de los paramédicos, el hombre presentaba una herida de bala a la altura de la tetilla izquierda. Antes de alcanzar el hospital, el curandero expiró. Los peritos en medicina forense describieron que la bala se alojaba en una arteria del corazón, la aorta, lo que provocó la muerte por hemorragia interna.

Los agentes de la Fiscalía General del Estado de Chiapas abrieron una carpeta de investigación por el homicidio, sin que hasta el momento haya algún detenido.

Te puede interesar

Advertisement