web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Advertisement

México

Autopsia derrumba mentira de padres

Niña de cinco años no murió envenenada, como había dicho la madre, sino por maltrato físico y violación sistemática del padrastro.

CANCÚN, QUINTANA ROO.— La niña habría despertado en su ca­mita en la colonia irregular Los Reyes, pero en vez de eso estaba con los ojos cerrados, sin vida, en la plancha del Semefo

El médico legista había leído en algunos medios la versión que dieron los padres de la niña so­bre su repentino deceso. Estaba acostumbrado a escuchar tantas patrañas, que lo que más le sor­prendía era que esos desalmados pensaran que cualquiera pudiera tragarse el mal cuento.

Veinticuatro horas antes la pequeña estaba aún con vida. De acuerdo al testimonio Anahí, la progenitora, su pequeña de apenas cinco años se despertó con dolor de estómago. Como no habían desayu­nado, la madre primero pensó que aquel malestar era por hambre, así que se puso a hacerle el desayuno. Después de que comieron, la pe­queña salió al patio y cayó desva­necida. Entonces pensó en el vene­no para ratas en forma de galletas que un día antes había puesto en el cuarto.

Para cuando llegaron los para­médicos, la pequeña había fallecido. Pero notaron que el cuerpecito pre­sentaba contusiones y moretones.

Horas más tarde, al rendir su declaración ante el ministerio pú­blico, la mujer de 22 años volvió a sostener que aquellas contusiones fueron causadas en un accidente de motocicleta que la pequeña había sufrido al acompañar a su padrastro en una salida.

—¿Por qué tardaron en buscar asistencia médica? —interrogó el fiscal.

Advertisement. Scroll to continue reading.

—Porque no pensé nunca que la niña hubiera tragado el vene­no. Sólo hasta que la vi que no volvería en sí, es que llamamos a la Cruz Roja.

El fiscal explica a la madre que no entregará el cuerpo de la niña hasta practicarle una autopsia. «No se preocupe. Si todo es como dice, recibirá pronto el cuerpo de la niña para su cristiana sepultura. Mi más sentido pésame», agrega.

 

AUTOPSIA DERRUMBA MENTIRAS DE PADRES

El legista ha terminado su tra­bajo, se lava las manos y certi­fica la muerte de la niña. Mien­tras escribe los generales de la niña, no deja de mover la cabeza en señal de rechazo: «comple­xión delgada; cabello lacio, lar­go, de color negro; frente me­diana; cejas pobladas, rectas; ojos cafés oscuros; nariz recta con base chica; boca chica con labios delgados».

Más abajo, describe las contu­siones que presentaba la menor: «Hongo espumoso en las fosas nasales; herida escoriativa en la frente; herida cortante en su par­te interna del labio superior; he­matomas en el pómulo lado de­recho; hematoma en los brazos; hematoma en las piernas; herida cortante de aproximadamente 4 centímetros en la rodilla izquier­da, estallamiento de vísceras…».

Advertisement. Scroll to continue reading.

No han pasado ni 48 horas del caso y en el escritorio del Fiscal está el acta del legista. Todas las contusiones de la pequeña apun­tan a maltrato físico sistemático.

Una palabra atrae toda la atención del funcionario. De in­mediato levanta el auricular y solicita a un juez con dichas prue­bas la orden de aprehensión en contra de la progenitora Anahí y su pareja. La Fiscalía los acusa por la probable responsabilidad en los delitos de maltrato físico y violación de menor.

El 18 de septiembre, agentes de la Fiscalía Especializada en la Investigación y Persecución del Delito de Feminicidio, detuvo a Anahí «B» y su pareja, Marcos «H». La madre iba llorando silen­ciosamente rumbo a la peniten­ciaría. Los agentes no supieron si esas lágrimas eran para su hija o por el destino que le esperaba a ella y su pareja.

Te puede interesar

Advertisement