Conecta con nosotros
381 vistas -

Tabasco

‘Asustan’ edificios en ruinas en la ciudad

Dos decenas de viejas estructuras están abandonadas; la mayoría en el primer cuadro de la ciudad.

Publicada

en

Fueron en su momento íconos de la modernidad de Villahermosa; hoy dan lástima, tristeza y miedo.

Se trata de al menos 20 edificios que están abandonados en la capital tabasqueña, la mayoría de ellos en el primer cuadro de la ciudad, otros en la zona de Tabasco 2000 y en avenidas como Usumacinta, Méndez y 27 de Febrero.

Algunos fueron utilizados como oficinas gubernamentales y otros más como como vivienda, pero desde hace más de tres décadas se han convertido en chatarras que dañan la imagen de la ciudad.

Además, causan daños colaterales, principalmente a comerciantes instalados en alrededores, quienes sufren de bajas ventas porque la ciudadanía evitar pasar por la zona.

Algunos están abandonados debido a las obras en la ciudad, otros por daños estructurales al ser construidos en los años 70, y los más dejaron de utilizarse debido a litigios entre los propietarios.

Las avenidas Constitución y José María Pino Suárez son las arterias donde se pueden observar esta problemática. El edificio que albergaba el restaurante La Riviera de Villahermosa en la actualidad se aprecia en franco deterioro; las ventanas se encuentran rotas y la pintura se ha ido cayendo.

Construcción sin usarse en Usumacinta y Ruiz Cortines.

Desde hace más de tres décadas siguen como ‘chatarra’ y son usados por indigentes y ladrones como guarida en el centro de la ciudad.

Edificio moderno abandonado en Tabasco 2000 imprime sensación de inseguridad a ciudadanos.

GUARIDA DE RATEROS

“En ese lugar se meten indigentes cuando pueden y la gente tiene miedo pasar por la zona, lo que le pega a los comercios cercanos”, dijo José ‘N’, uno de sus vecinos.

A unos metros de allí, sobre Pino Suárez, algunos locales comerciales también han sido olvidados por sus arrendadores, así como sus propietarios, pues las cortinas lucen totalmente oxidadas, convirtiéndolos en blanco para los amantes de lo ajeno, dicen comerciantes.

“Esos dos locales sobre la avenida son fáciles para los rateros;”, expresó Carmen ‘N’.

El malecón Carlos A. Madrazo Becerra es el punto álgido del abandono, allí edificios de más de 30 metros de altura están despedazándose.

 

Continuar leyendo
Click para comentar

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia