web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Estado de México

Asesinó a su bebé por no tener para darle de comer

“Lo envenené el sábado porque no tenía comida y Jesús ya llevaba tres días sin comer”, narró la mujer a la policía.

ESTADO DE MÉXICO.- La mañana del sábado 17 de octubre una idea macabra anduvo rondando la cabeza de Vanesa “M”, una jovencita de 16 años, madre soltera, que estaba desesperada por la falta de empleo y dinero para mantener a su hijito Jesús “N”, de un año y 3 meses de edad.

Inquieta, la jovencita daba vueltas al interior del cuarto de cuatro por cuatro que rentaba en el número 187 de la calle Lago Constanza, en la colonia Agua Azul, municipio de Nezahualcóyotl, mientras de reojo miraba al pequeño Chuchito, quien recostado en la cama lloraba a todo pulmón.

Decidida no lo pensó más, tomó el biberón del pequeño y vació la poquita leche que le sobraba, luego lo mezcló con raticida para dárselo a su bebé con la intención de privarlo de la vida. Vanesa tomó la fatal decisión al caer en una fuerte desesperación por no tener los recursos económicos para darle de comer.

Una vez que Chuchito dejó de moverse, Vanesa salió de la vivienda, por su mente pasaban miles de cosas, pero quería alejarse del cuarto como queriendo evadir la realidad.

Desafortunadamente para ella, el hecho no pasó desapercibido por uno de sus vecinos, quien llamó al número de emergencia 911, al ver al pequeñito, de tan solo un año y tres meses de edad, tirado inconsciente sobre la cama.

Al lugar llegaron elementos de la Policía Municipal, quienes vieron que el menor no emitía ningún sonido o movimiento, por lo que de inmediato solicitaron apoyo médico para atenderlo.

Al llegar los paramédicos, revisaron el pequeño cuerpo del niño, solo pudieron confirmar la ausencia de signos vitales; señalaron que tenía varias horas de fallecido, ya que se encontraba tieso y frío.

Regresa la asesina al lugar del crimen

Pasaron algunas horas, pero alrededor de las 9 de la mañana del día lunes 19 de octubre, cegada por el remordimiento, la joven madre regresó al cuarto que ocupaba en las inmediaciones de la colonia Agua Azul. No se imaginaba que ahí ya la estaba esperando la policía.

Inmediatamente fue asegurada por los uniformados, quienes al interrogarla escucharon, de su propia voz, los motivos que la habían llevado a envenenar a su propio hijo.

“Lo envenené el sábado porque no tenía comida y Jesús ya llevaba tres días sin comer. Preferí eso que seguir viéndolo sufrir”, dijo la madre, quien también es menor de edad.

La infanticida explicó que también ella ingirió el veneno para ratas con la intención de quitarse la vida, pero el raticida no surtió el mismo efecto que en su pequeño hijo.

Vecinos comentaron que de nada le sirvió a Vanesa haberse salvado, pues el remordimiento que llevará para siempre, es como si hubiera muerto en vida.

La infanticida fue entregada a la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGEM), donde se determinará su situación jurídica, ya que por ser menor de edad no podrá ser recluida en ningún penal.

Con información de  Diario Basta!

 

Tabascohoy.com

Te puede interesar

Advertisement