Síguenos

¿Qué estás buscando?

El occiso era menor de edad.

Nuevo León

Asesina a hijastro por no tender la cama

El desalmado hombre de nombre Juan Carlos, de 29 años de edad, tenía apenas unas semanas de haberse ido a vivir con ellos.

FÉLIX NOLASCO
GRUPO CANTÓN

SALINAS VICTORIA, Nuevo León.- Desde que su madre trajo a vivir al hogar a su nueva pareja, los dos pequeños comenzaron a sufrir agresiones.

No entendían por qué su madre habría traído a aquel sujeto a vivir con ellos, si era de carácter osco, amargado. Por todo se enojaba y los regañaba. No sólo a ellos sino también a su mamacita.

Lo peor era cuando ella no estaba en la casa. Apenas salía por la puerta y se perdía por la calle Maestranza, aquel hombre comenzaba la tortura contra los pequeños de cinco y cuatro años de edad respectivamente.

Les ordenaba que hicieran tal o cual cosa, pero con dureza, gritándoles, y nada más estaba al pendiente de que algo no se hiciera bien, para caerles con manotazos y golpes a puño cerrado en el cuerpo.

A la cara no se atrevía a golpearlos con el puño cerrado, elegía las bofetadas que sólo les dejaban rojos los cachetes a los dos infantes unas horas, el tiempo suficiente antes de que volviera la madre.

LLEGÓ EN MARZO A VIVIR CON ELLOS

El hombre se llama Juan Carlos, tiene 29 años, y aunque llegó a vivir a la casa de su pareja, se porta como si ellos fueran los arrimados.

Al menor de nombre Moisés lo regaña porque no quiere cenar. Su cólera se enciende cuando mira los pies del hijastro, que trae las chanclas al revés.

Aunque está frente a la madre, Juan Carlos empieza a gritarle a Moisés y a empujarlo y aventarlo con fuerza.

La madre de Moisés no se queda quieta, se interpone entre su hijo antes de que su nueva pareja le lance un golpe al niño. El manotazo la alcanza, pero ella lejos de intimidarse, comienza a leerle la cartilla al hombre.

Si quiere permanecer con ella debe aprender a convivir y respetar a sus hijos. Si no la puerta está abierta. Juan Carlos se traga su enojo. Ya habrá modo de cobrársela al escuincle.

DAÑA ABDOMEN Y TÓRAX DEL MENOR

No ha pasado una semana desde que el martes 6 de abril, Juan Carlos juró cobrársela caro al crío. Y ahora ve su oportunidad en puerta.

Es sábado 10 de abril, y su pareja anuncia que saldrá un momento a la calle a hacer un mandado. Cuando el hombre está seguro que ella no regresará, llama a los dos hermanos y los pone a ordenar su cuarto.

Mira a Moisés ayudando a su hermanito mayor, y le ordena que deje a su hermano hacer solo esa tarea y tienda mejor su cama. El niño de cuatro años no sabe aún extender la sábana y estirarla para que quede sin pliegues. Tampoco puede levantar el colchón para meter los bordes que sobran.

Juan Carlos arrastra a Moisés del brazo y lo lleva a la sala, donde comienza a golpearlo con odio. No parará hasta ver al niño desvanecido en el piso con contusiones profundas en el tórax y abdomen. Exhausto, toma sus pocas pertenencias y se aleja de la colonia Pilares.

La Agencia Estatal de Investigaciones localizó a Juan Carlos escondido en un cuarto de la colonia Los Pilares, el lunes 12 de abril. De inmediato fue internado en el penal de Apodaca desde donde responderá por el probable delito de homicidio calificado y violencia familiar.

tabascohoy.com

Te puede interesar

México

Advertisement