Conecta con nosotros
18 vistas -

Seguridad

Arrastra el Puyacatengo a una familia en Teapa

La madre e hija perecieron ahogadas, el padre y un adolescente lograron ser rescatados con vida

Publicada

en

TEAPA.- Un paseo familiar terminó en tragedia, cuando cuatro miembros de una familia fueran arrastrados por las crecidas del río Puyacatengo; madre he hija perecieron ahogadas, mientras dos lograron ser rescatados con vida de las caudalosas aguas. Autoridades aún trabajan en la búsqueda de una de las víctimas.

Gabriel había regresado del trabajo muy temprano y en casa lo espera su esposa Abigail y sus hijos Jairo de 14 y Anahí de 9, en el Ejido Vicente Guerrero sector Guanal no había mucho a donde ir o pasear, pero tenían a espaldas del poblado un majestuoso río, el Puyacatengo, decidieron ir a divertirse y bañarse.

ESTABA CRECIDO EL RÍO

El afluente había crecido a causa de las últimas precipitaciones en la sierra, por eso el matrimonio decidió quedarse a la orilla y no adentrarse, pese a conocer el peligro que representaba, decidieron continuar y tratar de jugar con sus hijos, cuando un golpe de agua los arrastró.

La corriente jalo al adolescente hasta el margen derecho, su padre a como pudo se sostuvo de una roca, pero Abigail su hija desaparecieron de bajo de las turbias aguas del Puyacatengo, otro grupo de familias que se encontraban a escasos metros se percataron de la desgracia, de inmediato dieron aviso al pueblo.

FALTA UNO

A 100 metros ríos a bajo, Gabriel y su hijo fueron auxiliados por un equipo de rescate de la policía municipal y protección civil, cuando una llamada por radio alertaba del hallazgo de la madre, a 3 kilómetros en los límites de Teapa y Tacotalpa, “viste un pantalón rojo”, comentó el oficial que confirmó la recuperación del cadáver.

El reloj seguía avanzando, la noche había caído sobre el río y la visibilidad se perdió para los rescatistas, las maniobras de búsqueda se extendieron hasta el domingo, pero aún no se daban noticias de la pequeña Anahí de 9 años de edad, la búsqueda continua río abajo.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia