Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina

Anuncia AMLO puente de Quintín Arauz en Centla

Acompañado del gobernador Adán Augusto López Hernández, adelantó el Presidente de México la construcción de un nuevo hospital para la comunidad yokot’an y garantiza que tendrán tarifas justas de electricidad

Quintín Arauz, Centla, Tabasco.

Desde el poblado chontal Quintín Arauz, en un punto rodeado por el río Usumacinta al que sólo se llega cruzando en panga o en lancha, el presidente Andrés Manuel López Obrador, anunció que este mismo año se construirá el puente que históricamente ha demandado esta región indígena. 

Durante su segundo día de diálogos con los pueblos originarios de Tabasco, en compañía del gobernador Adán Augusto López Hernández, López Obrador dio respuesta a las principales peticiones del pueblo yokot’an, y también anticipó la construcción del hospital que tanto anhela la zona, así como las tarifas eléctricas justas que claman las familias. 

“Todos sus planteamientos serán atendidos, pero primero se dará respuesta a los que involucran beneficios para todos”, remarcó el Presidente de México.

Informó que próximamente vendrá el subsecretario de Infraestructura de la SCT, Cedric Escalante Sauri, además Juan Ferrer Aguilar, director del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), para comenzar a elaborar ambos proyectos. 

En el caso del tema de la ‘luz’, el mandatario de la Nación reiteró que el director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett Díaz, realizará en fecha próxima una visita por las zonas indígenas del Estado con el fin de revisar la problemática y el propósito, dijo, es “bajar las tarifas y que les cobren lo justo”.

En esta tierra, que fue escenario de la épica Batalla de Centla protagonizada por los indígenas chontales y las tropas españolas invasoras, el Presidente de la República hizo gala de su congruencia y aseveró que siempre luchará por las causas justas. 

Los indígenas “no están solos, voy a cumplirles, no les voy a fallar”, sentenció, por lo que dejó claro que las obras comprometidas serán una realidad, porque su gobierno está ahorrando mucho dinero y no permite la corrupción. 

López Obrador comparó que sólo en el último año del pasado gobierno, el área de la Presidencia de la República ejerció tres mil 600 millones de presupuesto, mismo que se redujo hasta en 75 por ciento en el primer año del nuevo régimen, al bajar a 800 millones. 

“Se han eliminado lujos, privilegios. Ya no hay avión presidencial, que se va a rifar; se están vendiendo todos los aviones y los helicópteros, y no hay Estado Mayor Presidencial”, recalcó.

Aseguró que se “va a meter velocidad” a la construcción del puente de Quintín Arauz, y asumió el compromiso de regresar a inaugurarlo. 

‘La 4T ya comenzó’

En el corazón de la Reserva de la Biósfera Pantanos de Centla, en el antiguo “San Francisco del Pial”, Andrés Manuel López Obrador recalcó que ya comenzó la Cuarta Transformación del país y ahora los beneficios serán para todos los mexicanos, “para los que viven en el campo y en la ciudad, en todas las regiones, para el pueblo”.

Dijo que la única regla de la nueva transformación es primero los pobres. “Se atiende a todos, se escucha a todos, se respeta a todos, pero tienen preferencia los más humildes”, acentuó.

En lo que denominó como el “reencuentro” con sus orígenes, entre tierras bajas y una región aislada que recorrió hace más de 40 años, el jefe del Ejecutivo federal aseguró que su gobierno seguirá apoyando a los más pobres y garantizó que los programas integrales de bienestar constituyen una realidad que llegan a más de la mitad de los hogares mexicanos. 

“Vamos a continuar ayudándolos a todos ustedes y cuando menos un programa de bienestar le va a llegar a cada domicilio, a cada familia; puede ser que haya familias que les lleguen dos o tres, pero mínimo uno por familia”, explicó en una multitudinaria y colorida reunión que inició con el tradicional baile del Caballito Blanco y ofrendas con productos nativos de la región.  

Afirmó que su gobierno, como nunca antes en la historia de México, está apoyando a más de ocho millones de adultos mayores con una pensión –lo que implica un presupuesto de 125 mil millones de pesos al año–, y adelantó que ampliará a un millón de beneficiarios la cifra de las pensiones que se entregan a niñas y niños con discapacidad. 

 

López Obrador enfatizó que el régimen de la Cuarta Transformación beneficia con 11 millones de becas a estudiantes de preescolar, primaria, secundaria, preparatoria y universidad, mientras que el programa “Jóvenes Construyendo el Futuro” incrementará de tres mil 600 a tres mil 770 pesos el apoyo que reciben los aprendices, en una medida que atiende el alza en el salario mínimo.   

“No vamos a darle la espalda a los jóvenes”, estableció, al subrayar que seguirá fortaleciendo el programa “Sembrando Vida”, pero pidió a los beneficiarios aprovecharlo al máximo.  

En un ambiente cargado de misticismo, entre hileras de humo emanadas del sahumerio y la música de tamborileros, el Presidente de México pidió a la gente ayudarlo a que se cumplan los programas de bienestar y a cambio ofreció que los beneficios seguirán llegando de manera directa, completos, sin ‘moches’ ni ‘piquetes de ojo’.

Ante Guadalupe Cruz Izquierdo, alcaldesa de Centla; Adelfo Regino Montes, director general del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), y el portavoz de los chontales, Antonio Pérez Pérez, el mandatario nacional instó a la gente a tener paciencia, porque, advirtió, le heredaron un gobierno de “avance lento”, parecido a “un toro viejo, echado, reumático, mañoso y corrupto”. 

“Hay que pararlo, hay que empujarlo para que camine; ayúdenme a empujarlo, ayúdenme a orientar a la gente para que no los engañen”, concluyó ante cientos de indígenas, muchos de ellos en su clásica vestimenta de manta en tono blanco, con sombreros de paja y paliacates rojos amarrados al cuello.

Link https://bit.ly/2J8YN6I