web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Ansiedad y comida

Durante el aislamiento se puede generar una an­siedad y esta se manifiesta de diversas formas, una de ellas, es por medio de la ingesta de comida, alta en calorías la mayoría de las veces. Pero más allá de preocuparse por la cantidad que comen, habrá que poner atención en el contenido. Mientras sea una dieta balanceada, está bien.

El problema surge cuando comemos en exceso y no necesariamente por hambre. Aprende a recono­cer cuando estás comiendo por antojo o la famosa gula, o cuando en realidad tu estomago ya requie­re alimento. La primera puede surgir como una ne­cesidad exacerbada, de alimentos dulces, grasosos o con alto contenido en carbohidratos, lo cual crea un exceso de energía, ya que no se está gastando co­mo antes.

¿De qué forma impacta en los niños? Si cons­tantemente te quejas de que tú o tus hijos están co­miendo mucho, o que ya subieron de peso, se crea una idea de insatisfacción corporal y pondrán más atención de lo que comen, que de disfrutar la comi­da, situación que puede agravarse más adelante en algún trastorno de la conducta alimentaria.

Procura que la comida no sea de libre acceso, so­bre todo los alimentos altos en calorías.

Te puede interesar